O CARBALLIÑO

La aparición de caballos muertos o maltratados alarma en Carballiño

Propiedad en su mayor parte del poblado de A Fontela, los animales transitan por carreteras y dañan además los cultivos

La aparición de caballos muertos o maltratados alarma en Carballiño

Los caballos sueltos y también maltratados están suponiendo un serio problema para la Policía Local de Carballiño y para los vecinos afectados por los daños que ocasionan. Los agentes se ven obligados a intervenir debido a la presencia de los equinos ya sea en propiedades privadas o en las carreteras, al mismo tiempo que se acercan en ocasiones hasta el casco urbano. El jefe de la Policía Local, Francisco Valeiras, reconocía que "é un problema porque invaden as propiedades privadas causando destrozos e supoñen un perigo para ó tráfico rodado".

De esta forma, recuerda varias intervenciones, que se resolvieron con al menos dos sanciones en los últimos dos años. Entre otras, debido al daño que causaron en cultivos y vehículos estacionados tanto de Carballiño como de Maside, y lo que fue más grave, un accidente de tráfico en la N-541 al chocar un coche contra un caballo suelto en la carretera, aunque los daños fueron sólo materiales. Asimismo, Valeiras también se refería un burro, que recogieron pastando en los jardines del entorno de la iglesia de A Veracruz.

DENUNCIA

La última intervención se producía el pasado domingo cuando los agentes se vieron obligados a alertar a la Policía Autonómica tras el hallazgo de un equino muerto en una finca de la zona de Corzos, en el término municipal de Maside, lugar que ya no es de su competencia. Por ese motivo, es la Policía Autonómica la que se encarga de tramitar la correspondiente denuncia contra el propietario, que es un vecino de A Fontela, después de ser localizado e identificado.

Fue un hallazgo espeluznante tanto para la vecina que avisó a los agentes como para la patrulla que hasta allí se trasladó. El animal había sido atado a un árbol y se fue enredando con la cuerda dentro de un lodazal hasta que finalmente falleció. Los policías no supieron precisar el tiempo que podría llevar muerto, aunque no descartan que fuese más de un día.

Al lado del cadáver, otro caballo pastaba en el entorno, con dos de sus patas sujetas por un freno, un artilugio que se utiliza para evitar que corra o que se desplace fuera del lugar en donde lo han dejado, y cuyo uso está prohibido.

En consecuencia, el propietario de los animales podría enfrentarse a varias sanciones por infringir distintas normas. La infracción calificada por la legislación de muy grave tiene que ver con el maltrato animal que le cause dolor y que le produzca la muerte, cuya multa puede oscilar entre los 5.001 y los 30.000 euros. Infracción grave consideran los policías de Carballiño que tiene que ver con el caballo vivo atado por las patas, que podría acarrear al responsable una multa entre los 501 y los 5.000 euros.

Finalmente, las fuerzas de seguridad también observaron que ninguno de los dos equinos tenía microchip de identificación, por cuya infracción las sanciones oscilan entre los 100 y los 500 euros.

Los animales fueron retirados por el propietario, después de que la Policía Autonómica recogiese su declaración.