TRIBUNALES

Condenados dos constructores carballiñeses por una estafa

Construyeron un edificio en la calle Evaristo Vaamonde de Carballiño y empezaron a vender los pisos. Las operaciones las concretaban en contratos privados, sin formalizarlas ante notario. Luego "con ánimo de obtener un ilícito beneficio patrimonial, hipotecaron las viviendas enajenadas".

Condenados dos constructores carballiñeses por una estafa

El Juzgado de lo Penal número 2 de Ourense condenó a los hermanos José Antonio y Rafael Otero Cerdeira, que gestionaron en Carballiño la empresa de construcción Hermanos Otero, a la pena de dos años de prisión, como autores de un delito continuado de estafa.

Los hechos juzgados se remontan al año 2003, cuando José Antonio y Rafael Cerdeira, junto con un tercer hermano, Adolfo, ya fallecido,  gestionaban la empresa de construcción Hermanos Otero. Construyeron un edificio en la calle Evaristo Vaamonde de Carballiño y empezaron a vender los pisos. Las operaciones las concretaban en contratos privados, sin formalizarlas ante notario. La sentencia señala que "con posterioridad a la celebración de los mencionados contratos, los acusados, con ánimo de obtener un ilícito beneficio patrimonial, hipotecaron las viviendas enajenadas".

Cuando los compradores se percataron se inició un largo proceso judicial, que se vio el día 20 de octubre en el juzgado de lo Penal de Ourense, que acaba de dictar la sentencia, condenando a los hermanos a dos años de cárcel, contra la que se puede recurrir ante la Audiencia Provincial.

En concepto de responsabilidad civil, el juez condena a los hermanos  José Antonio y Rafael Otero Cerdeira a abonar a los perjudicados la cantidad necesaria para cancelar las hipotecas que graban los inmuebles que compraron, más los intereses y gastos de cancelación. Asimismo, deberán abonar las cantidades pagadas como entrega a cuenta del precio de las compraventas, abonarán el valor de un piso y un garaje que permutaron, además de asumirán las cantidades que los compradores pagaron por las cuotas hipotecarias, todo ellos con los intereses legales correspondientes.