O CARBALLIÑO

Francisco José Fumega: “Ahora tenemos el aprendizaje para avanzar y seguiré siendo candidato"

El alcalde de O Carballiño ha sido elegido por su partido como miembro de la comisión parlamentaria sobre el problema de migración poblacional de las zonas del interior a las urbanizadas

Fumega lleva 13 años al cargo del gobierno local.
Fumega lleva 13 años al cargo del gobierno local.
Francisco José Fumega: “Ahora tenemos el aprendizaje para avanzar y seguiré siendo candidato"

Francisco Fumega, alcalde de Carballiño, gracias a su trayectoria profesional como experto en demografía, ha sido elegido por su partido como miembro de la comisión parlamentaria sobre el problema de migración poblacional de las zonas del interior a las urbanizadas. Algunos de los temas sobre los que habló son la situación del rural y los proyectos para reafirmarlo, así como un balance de su carrera al frente del gobierno local en el municipio.

¿Qué futuro le augura al rural gallego? 

La situación es muy compleja. Hay muchos pueblos que en los próximos quince años quedarán totalmente abandonados. Aquí mismo, en Carballiño, tenemos algunas parroquias en las que sólo quedan tres o cuatro vecinos con una edad muy elevada, por lo que en diez años serán casas que se irán cerrando. Esta comisión, formada por representantes de todos los partidos, lo que pretende es tratar de buscar soluciones a esta problemática.

Estas zonas presentan deficiencias en temas como la sanidad, a pesar de que las administraciones se afanan en decir que trabajan en ellos. ¿A qué cree que se debe? 

Lo que ocurre es lo que se llama “efecto sumidero”, es decir, llega un momento en el que no hay gente y no hay médicos, el colegio cierra... Los servicios son imposibles de mantener en esa situación. Hacer un saneamiento, que puede ascender a más de 100.000 euros, para tres personas que tienen un horizonte de diez o quince años es algo que las administraciones ya no se plantean. En otros países se apostó por concentrar a la gente en cabeceras comarcales.

"En el rural tenemos un proyecto a cuatro años para integrar las zonas próximas a la villa lo máximo que sea posible"

La desventaja frente a las zonas urbanizadas es muy grande. ¿Por qué? 

No sólo pasa en nuestra comunidad. En Portugal, la problemática es la misma. En Galicia se concentran en el  eje A Coruña, Santiago, Pontevedra y Vigo. Lo principal en el rural para fijar población es que haya trabajo y la labor en el campo no está muy bien remunerada. Hay problemas con los tamaños de la propiedad, modernización de explotaciones y todo eso hace que la gente joven se desplace hace zonas donde la situación laboral es mejor.

Los propios gobiernos municipales, ¿son los culpables de la situación actual? 

Por una parte, sí que puede estar ahí la raíz del problema. Por otra, esto es un proceso mundial. No depende de un gobierno en concreto sino que es un problema que se hizo latente ya desde el siglo XIX y la migración a espacios urbanos cada vez irá a peor. Lo que sí es competencia de los gobiernos es poner en marcha una política de re-equilibrio territorial, apostando un poco más por el interior en muchos focos. En Carballiño es nuestro reto para los próximos cuatro años.

¿Qué medidas reales tomaría para solucionarlo? 

Creo que hay que hacer un estudio detallado de los condicionantes geográficos. En Carballiño, con tres parroquias que forman parte de la Denominación de Origen O Ribeiro, Cabanelas, Vanga y O Varón, no tendría sentido que estuviesen totalmente abandonadas. En ese caso concreto es un problema muy claro de propiedad, con un minifundio excesivo y con la imposibilidad de agrupar terrenos. Es un ejemplo de como, en cada comarca y en cada zona, hay que tener un diagnóstico bien hecho. Si la propiedad se moviese creo que se podrían crear hasta 50 puestos de trabajo que irían incentivando el desarrollo de esas parroquias.

¿Se está prestando la misma atención y recursos a los pueblos que a la capital aquí? 

Sí, aquí sí. Siempre hubo una sobrevaloración del rural frente al casco urbano. Evidentemente, estamos invirtiendo porque en nuestro caso está todo muy próximo al centro, y ahora las vías de acceso a Ourense son mucho mejores y esto nos permitiría crecer. 

¿Qué proyectos se plantean para el rural en este año? 

Tiene que ser un proceso continuo. Este año prácticamente va a acabar la renovación de la red de carreteras de las parroquias, con una inversión de casi 200.000 euros. Vamos haciendo cosas poco a poco, aunque tenemos planes potentes. Es un proyecto a cuatro años, sobre todo, para tratar de integrar las próximas a la villa lo máximo posible en nuestra nueva candidatura.

Después de 13 años al frente del equipo de gobierno, ¿cómo calificaría su etapa como alcalde? 

Como cualquier etapa que es novedosa, diría que fue un aprendizaje de comprobar como funciona la cuestión municipal. Desde el punto de vista económico se equilibraron las cuentas, saneándolo y poniéndolo al día. Conseguimos un superávit que permite hacer una inversión que en este año se va a notar de forma exponencial. 

Este mandato, gobernando con mayoría simple, ¿ha sido más difícil que los anteriores? 

No mucho, diría que han sido todos los años parecidos. Somos un grupo que dialoga prácticamente con todos los grupos que componen la corporación municipal. El primer año aprobamos los presupuestos gracias al Partido Popular, el segundo gracias a En Marea.

Las frases:

"Hay pueblos que quedarán sin gente en los próximos 10 años".

"Somos un equipo que dialoga con todos los grupos de la oposición".

"El  proyecto del matadero fue lento".

Este 2018 empezó con la firma del proyecto del matadero, uno de sus compromisos electorales. ¿Ha sido difícil ponerlo en marcha? 

Las cosas de palacio van despacio en cualquier proyecto. Estamos en el tercer año de legislatura y puedes creerme que desde el primer día lo impulsamos en la medida de nuestras posibilidades.

Las próximas elecciones municipales están a la vuelta de la esquina. ¿Tiene intención de seguir presentándose como candidato a la alcaldía? 

Tenemos un aprendizaje necesario para seguir y sí, seguiré siendo candidato a la alcaldía. Pusimos los cimientos y ahora se debería aprovechar la mejora económica que hemos conseguido y traducirla en proyectos para el municipio los próximos cuatro años.

¿Se atrevería a decir que el PSOE lo tiene fácil para mantenerse en la cima en Carballiño? 

Hay que ser muy cautos. La gente ejerce de forma libre el voto. Yo tengo esperanza en que nos apoyen, pero no lo sé. Ojalá. Los proyectos que queda para este año y medio están destinados a cumplir con la gente.