ENTREVISTA - HOSTELERÍA

Javier Vázquez: "La gente no valora el café y no se atreve a probar más variedades"

El hostelero carballiñés, originario de México, resultó ganador de un certamen de baristas en Galicia y los próximos 16, 17, 18 y 19 de abril representará a la comunidad gallega en un concurso que tendrá lugar en Barcelona,

Javier Vázquez Muradás mostrando los premios obtenidos.
Javier Vázquez Muradás mostrando los premios obtenidos.
Javier Vázquez: "La gente no valora el café y no se atreve a probar más variedades"

El hostelero carballiñés, originario de México, es toda una eminencia en el arte del café. Su profesión ha estado siempre relacionada con el mundo de la restauración y ahora aspira a ir más allá. El pasado noviembre resultó ganador de un certamen de baristas en Galicia y los próximos 16, 17, 18 y 19 de abril representará a la comunidad gallega en un concurso que tendrá lugar en Barcelona, en el Fórum Cultural del Café. Las tres modalidades que se deben dominar para participar en estos certámenes son Mejor Expresso, Capuccino y Bebida en la Especialidad de Café.

¿Cómo se inició en este mundo?

Empecé a dedicarme a esto cuando abrí el bar en el que trabajo actualmente. Ahí fue cuando me surgió la oportunidad y yo descubrí mis ganas por aprender más cosas sobre el café, otros métodos de servirlo, de donde viene y la gran variedad de sabores que hay todavía por conocer. El día a día es la clave para que empiece a "picarte el gusanillo".

¿Qué diría que es lo más difícil de este arte?

Creo que es conseguir ver buenos resultados. La práctica, sin duda, es lo que te hace avanzar. Al final, se trata de estar todo el día encima de la máquina probando. Te sale mil veces mal pero en eso consiste. Se podría decir que es como andar en bicicleta. 

¿Cómo se prepara para acudir a estos campeonatos?

La rutina que te exigen en esas pruebas tienes que practicarla muchas veces. Te dan 15 minutos de tiempo para la elaboración de varias pruebas y tienes que adaptarte y llevarla hecha de casa, por así decirlo. Yo llevo ya listo de aquí el escenario y el material que necesito, con cafetera y molinillo para cada variedad. El nivel en el campeonato gallego era muy alto, había gente que iba muy bien preparada y mi equipo y yo tuvimos el problema de no cerrar tratos con patrocinadores. Hay gente que va desde escuelas de hostelería, y eso ya supone otra preparación. 

¿Nunca se planteó ampliar su formación dentro de este sector?

Sí, sí que me gustaría. Hay mucha gente que imparte cursos sobre el tema, pero al trabajar en la hostería estoy atado a tiempo completo. Sería muy difícil conciliar mi profesión con los estudios. 

¿Cuál es su experiencia en el mundo de la competición?

El campeonato gallego de noviembre era el primero al que me presentaba. No contaba con alcanzar esos resultados y ganar. Yo iba para ver como era el tema porque era un principiante y quería, sobre todo, pasarlo bien. Al final, es ahí donde más disfrutas de lo que haces. Hay mucha gente a la que le gusta este producto, cientos de variedades y mucho café de origen, que no es lo habitual en el día a día de un bar. Pensé más en disfrutar de toda esa experiencia que en otra coa. 

¿Qué expectativas tiene para la prueba nacional?

En principio voy a disfrutar y a aprender todo lo que pueda. Hay 16 personas más que han llegado ahí por sus destrezas y, si conseguimos llegar a la final, sería muy bueno. Pero no quiero adelantarme. Yo llevo una variedad de café guatemalteco, uno de los cuatro que tengo en mi bar y con el que gané en Galicia.

¿Este es un ámbito de la hostelería que está muy explotado?

Para nada. Es muy poco conocido y nada habitual. La gente no valora mucho el café y, aunque hay algunas marcas que están empezando a tirar por este tema, no hay buena disposición a probar más variedades.