O CARBALLIÑO

Medio Ambiente aprueba la ampliación del Gran Balneario

Da luz verde al cambio de calificación del terreno en el que se sitúa el proyecto de Gallego Jorreto 

Instalaciones del Gran Balneario de Carballiño.
Instalaciones del Gran Balneario de Carballiño.
Medio Ambiente aprueba la ampliación del Gran Balneario

La Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio ha dado su aprobación definitiva a la modificación puntual del Plan Xeral de Ordenación Municipal de Carballiño (PXOM) relativa al cambio de calificación del terreno del Gran Balneario. Este paso era imprescindible para que se pueda edificar en las zonas en donde están previstas nuevas equipaciones termales. El grupo de gobierno ya dispone de dicha resolución, que ahora deberá publicar en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), al mismo tiempo que la Administración autonómica se encargará de hacerlo en el Diario Oficial de Galicia (DOG). Después, se abrirá el plazo de dos meses ante la posibilidad de presentar un contencioso administrativo contra dicha resolución en el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

El proyecto de ampliación del Gran Balneario de O Carballiño ha sido redactado por el arquitecto Manuel Gallego Jorreto. Contempla la creación de una piscina cubierta, una cafetería-restaurante y tres piscinas exteriores. Según declararon los propietarios de la infraestructura termal, una vez conseguida la aprobación definitiva del cambio de calificación del suelo, que permite la ejecución de las obras, faltará remitir el proyecto básico a Patrimonio para que una vez que lo apruebe presentar el proyecto de ejecución, sobre el que también deberá decidir.

Líneas de ayuda

En paralelo, los propietarios del Gran Balneario de O Carballiño también iniciarán los trámites ante las administraciones con el fin de acogerse a las líneas de ayuda disponibles. En función de las ayudas, indicaron que se acometerá una o más fases del proyecto global. En ese sentido, apuntaban a la construcción de la piscina cubierta como la obra más inmediata en el tiempo.

La modificación puntual del plan urbanístico carballiñés había sido aprobada por el pleno el 27 de octubre de 2016, no presentándose ninguna alegación contra dicho acuerdo inicial. A partir de ahí, se emitieron informes todos ellos favorables de distintos organismos como la Diputación, Confederación Hidrográfica del Miño-Sil, Ministerio de Medio Ambiente y la Dirección Xeral de Patrimonio.