O CARBALLIÑO

Valentina moviliza las redes

Valentina, la mascota que tres vecinas de O Carballiño intentan rescatar de un hogar en el que denuncian que sufre maltrato, enternece el corazón de animalistas y particulares que buscan una solución para su problema. 

Valentina recuperó la alegría los pocos días que fue rescatada de su hogar.
Valentina recuperó la alegría los pocos días que fue rescatada de su hogar.
Valentina moviliza las redes

El poder que tienen en nuestros días las redes sociales e Internet no tiene límites. Después de la publicación de la historia de Valentina, tanto animalistas como ciudadanos de a pie no dudaron en mostrar su preocupación por la mascota y su rechazo ante actitudes de maltrato animal. La repercusión no se limitó al concello de Carballiño, también en la provincia, en Galicia e incluso en España hubo gente alarmada. Las denuncias de numerosos vecinos, en concreto de María, una joven de la comarca de Bande, hicieron que el Seprona asegurase que se desplazaría a la vivienda entre ayer por la tarde y mañana para comprobar el estado en el que se encuentra Valentina.

Varios particulares llamaron queriendo saber más. Uno de ellos, desde A Coruña, afirmó haber vivido en sus propias carnes el mal estado de la regulación en estos casos. Comentó como le habían acusado de hurto cuando trató de dar una vida mejor a un animal abandonado, aunque al final resultó absuelto. Denuncia como está la situación en nuestra comunidad, asegurando que lo que le respondieron en los tribunales fue "aquí a los animales se les trata así, y no hay nada que hacer". Otra de las interesadas hacía hincapie en que lo más importante una vez se consiga sacar a Valentina de ese hogar es evitar que acabe en la perrera.

Por su parte, la propietaria no dudó en negar toda esta situación e invitar a cualquiera a que visitase su casa para comprobarlo. Seguido a esto, publicó una foto en Internet en la que se podía ver a Valentina en el sofá. Este hecho también generó polémica, haciendo que algunos comentasen en las redes sociales que "es muy fácil poner a la perra así para la foto" y dudando de que esa sea la condición real.

La ley para la protección y el cuidado del animal de compañía en Galicia se elaboró en octubre y entró en vigor el 11 de enero de este año. Se encarga de establecer unos márgenes que aseguren el bienestar de las mascotas, animales salvajes y las condiciones de los espectáculos en los que participen. Algunas de las necesidades básicas que se exigen son el suministro de alimentos, agua y cuidados para su desarrollo, ofrecerle un alojamiento cómodo y resguardado de las inclemencias del tiempo, cuidados veterinarios como desparasitación o vacunas y que realicen el ejercicio físico de acuerdo con sus necesidades. Según las tres mujeres denunciantes, Ana Blanco, Enma Trigo y Teresa Gallardo, la dueña de Valentina no cumple con niguna de estas normas. Aseguran que la perra está encerrada en un balcón, sin una caseta ni un colchón y que le falta alimento.

Las sanciones establecidas suponen una multa de entre 100 y 30.000 euros, dependiendo de si la infracción es leve, grave o muy grave. También se prevé la retida del animal a su dueño e, incluso, impedirle estar al cuidado de mascotas entre uno y cinco años.