CRÓNICA

Valentina ya tiene nuevo hogar

La perrita rescatada de un balcón en el que estuvo encerrada durante todo el verano ha sido adoptada por una vecina de Arnoia. Mientras, la Policía Local denuncia a la antigua dueña ante la Xunta de Galicia.

Enma Trigo, Teresa Gallardo y Ana Blanco, con la perra Valentina.
Enma Trigo, Teresa Gallardo y Ana Blanco, con la perra Valentina.
Valentina ya tiene nuevo hogar

Valentina, la perrita que fue rescatada el pasado sábado de un balcón en el que había estado encerrada todo el verano, ya tiene hogar. Una vecina de Arnoia se desplazó hasta Carballiño para contactar con las tres amigas que pagaron 100 euros a su antigua dueña para poner a salvo este can de seis meses. Ha sido un final feliz, después de todos los obstáculos a los que tuvieron que enfrentarse Teresa Gallardo, Ana Blanco y Enma Trigo, que se mostraban contentas porque al fin ha sido adoptada, pero al mismo tiempo un poco frustradas y también algo tristes por no poder quedarse con ella, ya que cada una tiene sus propias mascotas.

Mientras Valentina era entregada a su nueva dueña, en las redes sociales y mediante llamadas telefónicas numerosas personas se interesaron en estos dos últimos días en la adopción. Las tres amigas anunciaron que irán a visitarla y conocer la nueva casa en la que ya está instalada.

Francisco Valeiras, jefe de la Policía Local de Carballiño y miembro del grupo ecologista Outeiro, había intervenido como mediador entre las tres amigas y la antigua dueña de Valentina. Ésta no quiso entregarla por lo que finalmente fue necesario pagarle los 100 euros.

Ocurría este pasado sábado pero Teresa Gallardo ya había denunciado hacía un mes la situación en que se encontraba la perra, después de que la Policía Local y el Seprona explicaran a la dueña las condiciones en las que debía estar el animal.

Sin embargo, pese a las advertencias, no se produjo ningún cambio, lo que forzó el desenlace de pagar antes de prolongar más el encierro de Valentina en el balcón.

DENUNCIA
Francisco Valeiras presentará una denuncia ante la Xunta de Galicia por una infracción tipificada como grave por la Ley de protección de animales domésticos y salvajes en cautividad por "no vacunación o tratamiento obligatorio de los animales" y también por otra infracción leve, cuya resolución corresponde en este caso al Concello, por "no mantener al animal en buenas condiciones higiénico sanitarias".

Valeiras declaraba que fue la propia dueña de la perra quien reconoció ante ellos, en el momento de ir a recogerla, que no le había dispensado ningún tratamiento y que no estaba vacunada. Así, la infractora deberá enfrentarse a posibles sanciones entre 30 y 300 euros, en el caso leve, y de 300 a 3.000 euros, en el grave. 
No es la primera vez que la Policía Local responde a llamadas de vecinos alertando sobre el maltrato animal. Los agentes siempre intentan que el responsable cambie de actitud y reconocen que la tramitación de una denuncia se prolonga los suficiente para poner el peligro la vida de los animales, que se encuentran en situación precaria. Ese era el mayor temor de Teresa Gallardo, Ana Blanco y Enma Trigo .

Por eso, la decisión de pagar los 100 euros sirvió para rescatar a la perra y encontrarle un hogar adecuado, aunque eso no impide que la denuncia siga adelante y la antigua dueña pueda ser sancionada.