INVESTIGACIÓN

Acusan al portero carballiñés del Zaragoza de agresión sexual

La víctima denunció a Álvaro Ratón por atacarla a la salida de un bar de Carballiño en San Juan

El portero ourensano del Zaragoza, Álvaro Ratón, en una foto de archivo.
El portero ourensano del Zaragoza, Álvaro Ratón, en una foto de archivo.
Acusan al portero carballiñés del Zaragoza de agresión sexual

El portero del Real Zaragoza Álvaro Ratón fue detenido el pasado día 2 por la Guardia Civil como presunto autor de un delito de agresión sexual a una joven de  O Carballiño. El deportista, de  24 años y natural de esa localidad, quedó en libertad, aunque en calidad de investigado tras declarar en el Juzgado de Instrucción 2 de la villa del Arenteiro.

El portero, según pudo saber este periódico, entrenó ayer con normalidad junto con sus compañeros en la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza, cuyos dirigentes hacían público un escrito en el que solicita respeto hacia el guardamenta y que se respete la presunción de inocencia hasta que se conozca la resolución judicial.

Mientras, la víctima solicitó en las dependencias judiciales medidas  de protección y una orden de alejamiento para que el jugador no se le acerque.


Primer encuentro


Los hechos que motivaron la detención comenzaron el pasado día 22 de junio cuando la  supuesta víctima estaba en la terraza de una céntrica cafetería de la villa, en compañía de otras personas. Álvaro Ratón apareció por el lugar y se sumó al grupo, dado que una de las personas que estaban sentadas con la joven lo conocía. Así, comenzaron a entablar conversión y la joven, a preguntas suyas, le indicó que estaba realizando encuestas por encargo del Concello carballiñés, llegando a encuestarlo. El grupo se despidió con normalidad, pero al día siguiente, la denunciante fue de invitada a una boda, tras la que prolongó la diversión en un pub de la villa. Según pudo saber este periódico, decidió tomarse una copa para celebrar también las notas de un examen que había realizado. En un momento determinado, salió del local de diversión a fumar un cigarro, momento en que se encontró de nuevo con el portero. Ambos comenzaron a hablar, pero Álvaro  Ratón, según pudo saber este periódico, al parecer comenzó a proponerle relaciones sexuales. 

La joven se resistió y, según recoge la denuncia, el futbolista se puso violento y la zarandeó, empujando contra una escalera y pared, al tiempo que intentaba besarla y le metía la mano por debajo de la  ropa, entre las piernas. La supuesta victima logró zafarse y acudió al cuartel a denunciar.


Investigación


La Guardia Civil abrió una investigación y el día 2 detuvo al portero. Ratón dijo este miércoles que vivió la jornada como uno de los días más complicados de su vida. Asegura que afronta la situación con "tranquilidad" de saber que los valores que le inculcaron sus padres sobre el respeto y la educación a las personas le han valido para superar "las diferentes adversidades" que afronta uno a lo largo de la vida.


Investigación, sin resultado, de un posible soborno


La Guardia Civil mantiene abierta una investigación para esclarecer todo lo sucedido durante los días 22 y 23 de junio entre la supuesta víctima y el portero carballiñés del Real Zaragoza.

Las pesquisas incluyen un posible soborno para que el caso no llegara ante la Guardia Civil, al juzgado y mucho menos hacerlo público.

El soborno consistiría, según información recabada por este periódico, en el pago de 60.000 euros a la joven para que no denunciara los supuestos abusos sexuales. El propio juzgado tomó cartas en este asunto, pero las pesquisas que llevó a cabo el Instituto Armado no dieron resultados positivos, al no encontrar ningún indicio o pruebas para incluir este asunto en el sumario. 
Los agentes recabaron información entre conocidos y personas cercanas al presunto agresor y la denunciante, pero sus testimonios tampoco arrojaron luz, tanto al supuesto pago de dinero como del delito denunciado.

El portero es natural de O Carballiño, donde reside parte de su familia, a la que acudió a visitar en junio, cuando se habría producido la agresión.