TURISMO

Cenlle ofertará tres rutas de termalismo y minería

Los trabajos de señalización permitirán abrirlas en el mes de agosto

Pasarela de madera en el sendero que une Laias y Razamonde.
Pasarela de madera en el sendero que une Laias y Razamonde.
Cenlle ofertará tres rutas de termalismo y minería

Los recursos naturales y etnográficos del municipio de Cenlle podrán ser visualizados por vecinos y visitantes a través de tres  itinerarios peatonales que conforman un total de 29 kilómetros de longitud. La apertura de estos tramos, que discurren por la ribera derecha del río Miño y se extienden en su recorrido hasta las estribaciones del monte de San Trocado, están pendientes de los trabajos de señalización vial, "que estarán  rematados no prazo máximo dun mes", según indicó el alcalde, Gabriel Alén.

El primero de ellos, de 5 kilómetros, comprende el actual sendero de 3,5 kilómetros que une los núcleos de Barbantes y Laias, cruzando el área termal, y otro antiguo, de 1,5 kilómetros, que comunicaba las localidades de Laias y Razamonde, y cuyo trazado discurre paralelo al cauce fluvial. "Trátase dun antigo camiño real que utilizaban moito os veciños para desprazarse entre os dous pobos antes de que se construira o embalse de Castrelo", señala el regidor.

El correspondiente proyecto de ampliación hasta Razamonde fue financiado con 60.000 euros por la Diputación provincial a través del Plan Termal, si bien fue completado con obras de adaptación para evitar que el firme sea anegado por las aguas del río. Así, la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil autorizó al Concello la instalación de una pasarela elevada de madera y la construcción de un embarcadero flotante.

Tanto la pasarela como el embarcadero recibieron 90.000 euros  de ayuda procedente de la Axencia Galega de Turismo. La oferta se completa con otras dos rutas. La primera, de 14 kilómetros, discurre por el entorno del monte de San Trocado, "onde hai importantes vestixios dunha explotación mineira e das épocas romana e prerromana", apunta Gabriel Alén. La segunda, de 10 kilómetros, se dirige hasta a la Cova da Moura, una gruta de 50 metros, cuyo origen es también minero.