INSTALACIONES

El Consello Regulador del Ribeiro cambiará de sede

Las instalaciones del centro comarcal son mucho más amplias que la sede actual del ente regulardor en un bajo municipal

Edificio del Centro Comarcal do Ribeiro, en Ribadavia.
Edificio del Centro Comarcal do Ribeiro, en Ribadavia.
El Consello Regulador del Ribeiro cambiará de sede

La dirección del Consello Regulador de la Denominación de Orixe Ribeiro realizará una evaluación de las necesidades y distribución de espacios en el edificio de la antigua Fundación para o Desenvolvemento Comarcal para llevar a cabo el traslado de su actual sede, ubicada como aquél en la villa de Ribadavia. El cambio se efectuará a medio plazo y dependerá "dos resultados do estudo que se faga das obras precisas para a adaptación do noso equipamento ás novas instalacións e da dispoñibilidade dunha avaliación orzamentaria", señaló el presidente del Consello, Juan Manuel Casares.

El órgano rector de la zona vitivinícola tiene a su disposición en el citado Centro Comarcal, situado en calle Progreso de la villa, las plantas segunda y tercera, que les fueron cedidas a través de un acuerdo tomado por la Consellería de Medio Rural hace ahora dos años, si bien hasta el momento nunca fueron ocupadas. En aquellas fechas, la gerencia del Consello Regulador preveía la habilitación de un salón de actos, un almacén y una zona para exposiciones, además de una sala reservada para la realización de catas en las nuevas instalaciones, mucho más amplias que la sede actual, ubicada desde hace 18 años en un bajo situado en la calle Salgado Moscoso, en el casco histórico.

Precisamente, la cesión había sido solicitada por los grupos políticos de la Corporación municipal de Ribadavia, teniendo en cuenta que este bajo es propiedad del Concello y que el equipo de gobierno local pretendía recuperar para uso vecinal y asociativo. En este sentido, el alcalde, Ignacio Gómez apunta que "a nosa intención, unha vez o Consello Regulador abandone o noso local é elaborar unha especie de regulamento para que as diferentes asociacións da vila poidan facer uso del para as súas xuntanzas e actividades de xeito continuado". Los colectivos culturales de Ribadavia carecen de un lugar estable para la organización de actos, y siempre deben recurrir a entidades privadas, como es el caso del Club Artístico, para recitales y conciertos, o al propio Concello, que presta el auditorio de la Casa da Cultura. El regidor ribadaviense confía en que "poidamos dispoñer o máis pronto posible deste baixo, xa que o seu uso público é unha reivindicación que nos vén facendo a veciñanza dende hai moito tempo".