O RIBEIRO

La fiesta de Las Angustias en el siglo XX

La celebración de Las Angustias en el s. XXI mantiene los actos litúrgicos, novena y procesión; el tradicional concierto de La Lira, y las actividades lúdicas en las que o neno es el protagonista indiscutible

Festa do Neno durante las celebraciones de Las Angustias.
Festa do Neno durante las celebraciones de Las Angustias.
La fiesta de Las Angustias en el siglo XX

Durante las primeras décadas del pasado siglo las fiestas de Las Angustias, en la parroquia de san Juan, continuaron con el esplendor de antaño. En 1914 la procesión estuvo presidida por el teniente alcalde d. Santiago García Rey y una vez recogida, el orfeón interpretó en la plazoleta una inspirada “Despedida a la virgen”.

Un año después nuestro semanario Noticiero del Avia informaba que en la procesión solemne y majestuosa, ostentaban la presidencia Servando Tesouro y el farmacéutico sr. Vázquez, notificando también  que a la salida de la misma en la fachada del templo destacaba un lienzo con la efigie de la virgen obra del sr. Apellani. Ese año hubo cucañas, globo y función especial de cine; entre las actuaciones fueron muy aplaudidos La Lira y Os Trabazos procedentes de Castro Caldelas. En 1925 se encargaron del folión los apreciados Agapito, Mario y Paulino Escudero logrando unas fiestas de gran altura, cantando ese mismo año, durante la novena el excelente coro que dirige d. José Portabales.

Uno de los números fuertes eran los fuegos, que se lanzaban desde “a folla de bacalao” siendo también este punto, entre el Progreso y Tras Mesones, donde se alzaban los globos. La leyenda urbana del momento, decía que el vecino inmediato a este curioso enclave, pagaba un duro a la comisión para que se fuera con los atronadores cohetes a otra parte. En cuanto a la ascensión del aeróstato, que suponía el broche de oro de los festejos, Javier Fernández Casas, con denominación de origen en dicha parroquia, señala el año 1933 como el del derradeiro globo. En aquella ocasión con la consabida curiosidad que el lanzamiento suponía, y tras  una dilatada espera aguardando el alcohol que debía elevarlo por los cielos de Ribadavia, se suspendió dicho número pues los encargados de traerlo confesaron a los mayordomos que se les había evaporado...

Con el paso de los años estas celebraciones fueron decayendo hasta el extremo que en la década de los setenta se pensó en suprimir la novena. Ante ello el vecino José Conde, pastelero de profesión, tratando de motivar al personal, rifaba todos los días una rosca entre los asistentes a la función mariana. A finales de la década, Los Atrabesados  rescataron la fiesta y  recuperaron la procesión, el concierto de La Lira y actuaciones del grupo Los Cisnes. Le seguiría en dicho objetivo el colectivo Lembranza y posteriormente los vecinos Conde, Escudero y Suso Martínez  ya en los noventa, darían un nuevo giro al festejo incluyendo en el programa A Festa do Neno con carreras de sacos, juego del caramelo y chocolatada gratis, más recientemente y también de balde se ofrece la degustación de una fabulosa paella para infinitas personas. La presente imagen, cedida gentilmente por Benito Conde Salgado, testimonia la acogida que dicha actividad genera entre la grey infantil. 

La celebración de Las Angustias en el s. XXI mantiene los actos litúrgicos, novena y procesión; el tradicional concierto de La Lira, y las actividades lúdicas en las que o neno es el protagonista indiscutible. Todo ello fruto del entusiasmo y tesón de un grupo de vecinos de san Juan de toda la vida, que igual que los mayordomos de antaño y como signo de identidad de la parroquia,  continúan disponiendo sus fiestas muy concurridas animadas y brillantes.