O RIBEIRO

Un informe aconseja talar los siete magnolios de Progreso

Los árboles levantan aceras de la calle principal de Ribadavia, daña canalizaciones y provocan caídas

Uno de los magnolios que serán talados en la calle Progreso de Ribadavia.
Uno de los magnolios que serán talados en la calle Progreso de Ribadavia.
Un informe aconseja talar los siete magnolios de Progreso

El servicio de Agua y Medio Ambiente de la Diputación de Ourense ha remitido al Concello de Ribadavia el informe técnico solicitado durante el pasado mes de septiembre con el fin de solucionar los problemas que están generando los árboles de la calle Progreso. Así, los técnicos recomiendan talar siete de los catorce ejemplares existentes. Se trata precisamente de los magnolios, que por su gran altura y debido a la profundidad de sus raíces son los que están suscitando más protestas entre el vecindario.

El informe recomienda su retirada y posteriormente la plantación de otras especies más acordes con este entorno urbano en el que se concentran la mayor parte de establecimientos comerciales y demás negocios de la villa cabecera de comarca de O Ribeiro, además del Castillo de los Sarmiento y el conjunto monumental de Santo Domingo, lugares muy frecuentados por el turismo.

Quejas

Los vecinos se quejan ante el Ayuntamiento de que los magnolios, que pueden llegar a medir hasta 30 metros de altura, restan luz y visibilidad a sus viviendas, ya que alcanzan hasta la segunda y tercera planta de los edificios. También consideran que incluso generan cierta inseguridad porque pueden ser utilizados para alcanzar las ventanas y balcones de algunos inmuebles.

Por otra parte, el alcalde de Ribadavia, Ignacio Gómez, se refería a los destrozos que están ocasionando en las aceras y también en las distintas redes subterráneas. El levantamiento de las aceras, afirma el regidor municipal, que ya ha sido la causa de varias caídas. 

Dado que el Concello no dispone de personal cualificado para realizar la tala, las autoridades municipales esperan contar con el apoyo del servicio de Aguas y Medio Ambiente de la institución provincial. El alcalde pretende, además, la contratación de una máquina especial para arrancar las raíces causando los mínimos destrozos posibles en las aceras y canalizaciones, para posteriormente plantar otras especies.

"Imos facer caso ás reclamacións dos veciños e debemos intervir tamén porque non podemos permitir que sigan destrozando os viales e afectando ás redes soterradas", puntualizaba Ignacio Gómez.