O RIBEIRO

El pleno cesa a la gerente del Consello Regulador de O Ribeiro

El máximo órgano rector aprobó también destituirla como secretaria

Cristina Alcalá, la hasta ahora gerente del Consello Regulador de la Denominación de Orixe.
Cristina Alcalá, la hasta ahora gerente del Consello Regulador de la Denominación de Orixe.
El pleno cesa a la gerente del Consello Regulador de O Ribeiro

Este jueves fue el último día en la doble responsabilidad de gerente y secretaria del Consello Regulador de la ya destituida Cristina Alcalá. Nada más llegar de su periplo por el norte impartiendo charlas sobre el sector vitivinícola, actuó como secretaria en el doble pleno que el presidente Juan Manuel Casares le había ordenado convocar vía correo electrónico y en los que figuraba un único punto en el orden del día de cada uno de ellos: que cesase en sus funciones como gerente (el de la sesión de las 8,30 horas de ayer) y secretaria (10,30 horas).

Finalmente, y después de que el máximo representante del Consello lo hubiese intentado en un pleno anterior, acabó consiguiendo que el resto de vocales, aunque con algún voto en contra no suficiente, respaldase su petición de retirar de sus atribuciones a Cristina Alcalá. 

Juan Manuel Casares, pese a haber presidido la sesión y resultar de relevancia para el interés del Consello Regulador y de todos sus integrantes y colectivos involucrados, declinó realizar ningún tipo de valoración sobre lo ocurrido en la mañana de ayer. 

Tampoco algunos de los consultados decidieron hacerlo acogiéndose a la supuesta prohibición fijada en el artículo 17, párrafo 4, del Decreto 4/2007, de 18 de enero, por el que se regulan las denominaciones geográficas de calidad del sector alimentario y sus consejos reguladores.

Medidas legales

Sí lo hizo, sin embargo, la cesada, ya no sujeta a esa aparente restricción informativa, para afirmar que estudia llevar a los tribunales de lo Social su caso: "Por ahora, y a falta de decidir, con asesoramiento de mis abogados, las medidas a adoptar, lo único que puedo decir es lo que ya dejé por escrito tanto a los vocales del Pleno como al propio Presidente, que por motivos que desconozco, las decisiones y actitudes de este último, en lo que a mí respecta, han sido contrarias a la más mínima ética personal y profesional", señaló, para concluir apuntando que "el ejercicio de mis funciones dentro del Consello siempre fueron de absoluta profesionalidad".