O RIBEIRO

O Ribeiro pierde 2,1 millones de kilos en la última campaña

Fue la denominación ourensana que más tardó en finalizar los trabajos pro las heladas de abril

Labores de la vendimia en la Denominación o Ribeiro.
Labores de la vendimia en la Denominación o Ribeiro.
O Ribeiro pierde 2,1 millones de kilos en la última campaña

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribeiro ha dado prácticamente por concluida la vendimia de este 2017, a la espera de realizar un cómputo general completo con los últimos flecos. Así, en esta campaña se han recogido un total de 9.470.000 kilos de uvas, de las que un 92,5% corresponden a las variedades para la elaboración de vino blanco y el 7,5% para el tinto.

Han sido 2.130.000 kilos menos que en la anterior campaña de 2016, en la que había sido una cosecha abundante, alcanzándose la media en la recolección de esta denominación.

Las heladas de finales del pasado mes de abril han sido las que provocaron esta reducción en la cantidad y al mismo tiempo son el motivo de que fuese una de las vendimias de mayor duración y más tardía, retrasándose algo más de 15 días, ya que lo normal es que concluyeran los trabajos a principios de octubre, desde el pasado 18 de septiembre en que daban comienzo. Aún así, el retraso pudo haber sido mayor, si no fuera por el granizo que cayó a finales de agosto y que obligó a bodegueros y agricultores a agilizar la recolección por miedo a perderla.

La helada afectó en gran medida a los viñedos de Leiro, Beade y Macendo, en Castrelo de Miño, por lo que fue necesario esperar por la maduración de los nuevos brotes en estas zonas, siguiendo las instrucciones de los técnicos del Consejo Regulador.

Retraso

De esta forma, la Denominación de Origen Ribeiro ha sido la última en acabar las tareas de la vendimia en la provincia de Ourense, dado que la Ribeira Sacra las daba por finalizadas el pasado 6 de octubre; Monterrei al día siguiente y Valdeorras en torno al día 9.

Aunque las heladas se produjeron en zonas muy concretas, fundamentalmente en las riberas del río Avia, los daños por el granizo no fueron significativos, ni tampoco influyó la sequía en la producción de O Ribeiro, según confirmaba la técnica del Consejo Regulador, Nuria Álvarez.

Por ese motivo, señalaba la técnica que la uva de esta campaña que acaba de concluir "é de boa calidade porque o seu estado fitosanitario é excelente e non tivo ningún problema sanitario".