El trabajador tiroteado en la gasolinera de Ribadavia se recupera de otra intervención

La Guardia Civil analiza muestras recogidas en el entorno de la gasolinera para esclarecer el atraco

 

El trabajador tiroteado en la gasolinera de Ribadavia se recupera de otra intervención

José Viéitez, el trabajador que resultó herido en el atraco a una gasolinera a última hora de la noche del pasado día 10, donde el atacante le disparó con una pistola en un brazo, tuvo que ser intervenido por segunda –la primera fue para extraer la bala– de una lesión en el hueso.

La operación se llevó a cabo en el CHUO y el empleado se recuperaba  ayer en su habitación. "Espero marchar pronto para casa", aseguró, puntualizando que la intervención salió bien. 

José Viéitez puede moverse por su habitación, aunque con el brazo vendado y sujeto con un cabestrillo, lo que le resta movilidad.

Mientras, la Guardia Civil continúa con la investigación para identificar al atracador.Este llegó a la estación de servicio caminando, aunque entró encapuchado y vistiendo una funda de trabajo de color azul, la que, según pudo saber este periódico, pudo haber vestido metros antes de llegar a la gasolinera, conjuntamente con la capucha para cubrirse el rostro.

Según fuentes de la Guardia Civil, recurrió a esta prenda por un lado para disimular su volumen corporal -la prenda era holgada- y por otro, para intentar pasar desapercibido, aparentando de que era un trabajador de la construcción o agricultor en caso de ser descubierto.

Los agentes recogieron en el entorno de la gasolinera varias muestras –colillas, paquetes de tabaco vacíos, huellas de calzado y telas–, que están siendo analizadas en el Laboratorio de Criminalística del Instituto Armado por si arrojan algún tipo de luz sobre la identidad del asaltante. 

Los guardias civiles también recogieron la bala de pistola extraída a José Viéitez para analizarla y poder identificar el arma y su procedencia.