Ourense no tempo

OURENSE NO TEMPO

La esquina de Bedoya

El cruce de la calle San Domingos con Bedoya es uno de los puntos de reunión de la juventud desde hace ya mucho tiempo

La esquina de Bedoya en los años 70.
La esquina de Bedoya en los años 70.
La esquina de Bedoya

Ya lo comenté en alguna ocasión, y seguro que alguno de vosotros pudisteis disfrutarlo: en el Estudio Pacheco, calle Alejandro Outeiriño, los orensanos, gracias a los maestros José y Augusto, pudimos tener una clara visión de cómo fue mudando la ciudad. Con frecuencia, revisando el archivo de su padre, Augusto escogía una vista de la que intentaba conseguir una toma lo más parecida posible, ángulo, luces, incluso utilizando si era posible la misma cámara.

Las vistas desde Salto do Can, la populosa calle Progreso, la plaza de Las Mercedes, el entorno del San Lázaro; menos de las que me gustaría, pero una buena colección de imágenes nos han dejado. A estas debemos sumar las que Augusto en solitario, y conociendo el interés que despertaban, hizo en años posteriores, el cruce de Juan XXIII con Progreso, los cambios de la iglesia de Santa Eufemia, y unos cuantos más, de entre los que he escogido la comparativa que hoy os enseño. No recuerdo haberla visto en su escaparate, pero a manera de homenaje a los maestros Pacheco, la exhibimos en La Región.

El cruce de la calle San Domingos con Bedoya es uno de los puntos de reunión de la juventud desde hace ya mucho tiempo, bien es cierto que la aparición por la zona, del genial Carrabouxo cambio los hábitos, y lo que para mi generación era la “esquina del Parque” (a pesar de que tiene cuatro, nadie dudaba de a cual nos referíamos), pasó a denominarse “el Carrabouxo”.

2007GP_517_resultNo está claro el motivo de ser punto de encuentro, quizás la fama de doña Blanca Romero, boticaria y profesora de los Maristas, sobradamente conocida por la juventud; o la tienda de ultramarinos Campos, precursor de las tiendas 24 horas, donde comprabas desde un bocata a unos petardos; tal vez fuera por estar allí uno de los primeros supermercados de  Auria: Mayka (tiempo atrás chocolatería, pero mejor no liarnos). ¡No!, seguramente fue la apertura de la segunda salchichería de la ciudad, Hot Hut (la primera la abrió el compañero Simón en lo que era entrada del supermercado Almak (hoy Burger King, pero por todos recordado como Niton´s). El licor café de los Pumar también habrá contribuido con sus ricos efluvios a revalorizar la zona, lo mismo que el estilo y calidad de los calzados que se hacían a medida o se reparaban en Ficuciello. El Copetín al Paso y el Sil fueron (y son, que el Sil continua al pie del cañón) también locales muy frecuentados.

Pero no divaguemos más, todos sabemos que la causa de que la juventud se reuniera en esa esquina era la cercanía del Salón Texas, maquinas recreativas y futbolines eran un infalible “cebo” para aquella generación que no sabíamos lo que eran las consolas ni los teléfonos móviles.

El “jefe” era Manolo, buena persona y con una paciencia…, ejercía de vigilante, mantenimiento e incluso de “asesor matrimonial” (que le pregunten a mi amiga Cova); aunque los dueños eran los Palomanes, José Luis y su encantadora esposa Pepita. Las tardes de sábado recuerdo épocas en las que había que pedir vez en el futbolín. Yo era más del Flipper (Bedoya), o el Montecarlo (Cruz Roja), porque mis padres y los Palomanes eran amigos desde hacía mucho y si bien cuando me dejaba caer por el local jugaba gratis, al día siguiente mis padres sabían con quien había estado y… 

Dejo en el tintero muchos locales, Boutique Carmen, Floristería y Regalos Sonia, el kiosco, pero sobre todo dejo toda la acera de enfrente sin citar, otro día será, mi amigo Belay sabrá esperar.
Permitidme que haga un comentario: se habla últimamente de recuperar los viejos nombres de las calles, algo muy complejo (y molesto para los vecinos implicados) aunque deseable; lo que no se puede permitir en tamaña empresa es cometer errores. Digo esto porque tengo serias dudas sobre si el nombre de la calle Bedoya desde el cruce con Santo Domingo fue llamado Carrera de los Difuntos. Tal nombre, por mis datos, lo tenía solamente el tramo más empinado, el que nace en el cruce con avda. de Buenos Aires.

Los cortejos fúnebres subían por la carretera de Trives (hoy Concordia), plaza de Las Mercedes, avda. Buenos Aires, “Carreiro dos Defuntos” y Pardo Bazán.