ECONOMÍA

En el 2007 se vendían 10 pisos al día, y hoy apenas la mitad

El sector sigue estancado, con ligeros repuntes, y los empresarios esperan la estabilización del mercado 

En el 2007 se vendían 10 pisos al día, y hoy apenas la mitad

Las cifras son elocuentes: en marzo del año 2007 se vendieron en Ourense 479 viviendas y en septiembre pasado únicamente 149, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). La diferencia explica bien a las claras la profundidad de la crisis, pero también lo que tarda la recuperación. En muchas provincias las ventas se disparan y la media nacional de subida de precios llega al 6,8%. En la provincia esos números no salen, "aunque el interés por comprar sí ha mejorado mucho en el último año, pero hace falta cerrar las operaciones", dice Ramón Fernández, de Centro Inmobiliaria.

Según el Ministerio de Fomento, se vendieron 3.739 viviendas en la provincia en el 2007, en vísperas de la debacle inmobiliaria. Es decir, a algo más de 10 viviendas al día, sin embargo, en la actualidad, no llegan cinco diarias, si se toma como dato el mes de septiembre. En el sector las opiniones son dispares y ni las más optimistas quieren echar las campanas al vuelo, aunque califiquen el entorno de moderadamente positivo.

Adriana López, de la agencia Remax, cree que tanto el volumen de operaciones como las transacciones "se han incrementado", si bien advierte que "lo que no ha subido es el precio", por lo tanto ese puede ser un estímulo para el comprador. El INE informó ayer de una subida del 2,7% en el último año en Ourense en el epígrafe de vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, si bien estos últimos parecen ser los responsables del incremento. De hecho, en el subgrupo del precio del alquiler de vivienda, los precios han caído un 0,3% en el último año en la provincia.

En la patronal inmobiliaria también hay opiniones que recelan de un repunte en la actividad de venta. Rafael García, técnico de la Federación Gallega de Empresas Inmobiliarias (Fegein), reconoce que "la situación no están siendo muy favorable" ni en la ciudad y mucho menos en el resto de la provincia donde la parálisis es mucho mayor. Fina Varela, de la inmobiliaria Varela´s, percibe "una bajada en las ventas, sobre todo de mayo a esta parte". En su opinión, más que un problema del sector, se describe "un problema social porque hay aún mucha falta de trabajo o está mal remunerado", si bien ve en el mercado hay "mentalidad de comprar", aunque el entorno económico no favorezca.

Adriana López considera que la actividad se irá normalizando porque "a Galicia llegó a la crisis un poco más tarde y también se recuperará un poco más tarde". En esa apreciación también coincide Ramón Fernández, que no ve "los datos tan importantes como se dan ya en otras provincias, caso de Madrid, donde ya se vende sobre plano".

El mes de septiembre se movió en Ourense en términos muy similares a los meses anteriores, con variaciones poco significativas. Si en ese mes se formalizaron 149 operaciones, en agosto el número había subido hasta las 161, pero en septiembre del año pasado se hicieron 125 ventas.

Por el contrario, entre los años 2005 y 2008 las ventas estuvieron por encima de las 3.000, pero entre 2013 y 2016 no han subido de las 1.500 anuales.