TRIBUNALES - OURENSE

Absuelto un "vietnamita" de arrojar ácido y quemar la mano de un conocido

Según la sentencia, no ha quedado acreditado que Nguyen González agrediera al denunciante el 26 de septiembre de 2017 en el barrio de Covadonga

Absuelto un "vietnamita" de arrojar ácido y quemar la mano de un conocido

La jueza del Penal 1 absolvió a José Nguyen González (64 años), más conocido como "Vietnamita", por las lesiones que sufrió L.R.G, quien aseguraba que el inculpado le había arrojado alguna especie de ácido o gasolina en la mano para posteriormente prenderle fuego cuando fue a hablar con él para que le pagarse un dinero que le debía por unos trabajos de electricidad (pone bombillas y enchufes) y, según precisó en la vista oral,  también por tráfico de drogas. 

Según la sentencia, no ha quedado acreditado que Nguyen González agrediera al denunciante el 26 de septiembre de 2017 en el barrio de Covadonga. Según el lesionado, ya le había roto un brazo con anterioridad, el 14 de ese mismo mes, con un bate de béisbol.

La jueza tiene en cuenta que las manifestaciones del perjudicado en el juzgado de instrucción y durante la vista oral no coinciden. Así, hay discrepancias en cuanto al lugar en el qué ocurrieron los hechos. A los agentes les indicó el barrio de Covadonga, sin más precisiones. En el juzgado, apostilló que todo sucedió en la vivienda del acusado en la calle Júpiter, pero en el plenario destacó que los hechos tuvieron lugar "en un segundo piso del barrio de Covadonga que estaba lleno de gente", sin precisar si el piso era de José, tal como destacó en el juzgado, o de otra persona.

La magistrada también cuestiona la verosimilitud del testimonio de la víctima en cuanto al modo en que se produjeron las lesiones. En el hospital, dijo le habían rociado con gasolina pero a los agentes les relató que la sustancia empleada había sido ácido o gasolina. Ya en el juzgado, destacó que vio en la mano una bola de fuego pero sin llegar a ver si le arrojaban algún líquido.

La sentencia recoge que la existencia de la deuda con José no permiten descartar "odio, resentimiento, venganza o enemistad que enturbien la sinceridad de la declaración, haciendo dudosa su credibilidad".

Además, el fallo hace una pregunta: "Por qué si fue agredido el 14 de septiembre por ir a reclamar una deuda acudió el 26 para volver a reclamar la deuda?". Pero, además, la togada se pregunta si la situación médica del acusado permitía en ese momento causar esas lesiones, ya que estaba a tratamiento con radioterapia por una adenocarcinoma de pulmón. Más aún, cree que el denunciante pudo confundir a José con alguno de sus hermanos ya que, según consta en la reseña policial, no vivía en ese momento en el barrio de Covadonga.