SUCESO

Acosaba a sus padres para conseguir dinero “para sus caprichos" en Ourense

"La obligación de dar alimentos que pesa sobre los padres no puede ser exigida de forma incondicional por el alimentista", sostiene el juez

Acosaba a sus padres para conseguir dinero “para sus caprichos" en Ourense

Manuel David O.I. fue condenado a 60 días de trabajos en beneficio de la comunidad por acosar a sus padres (un año de prisión en caso de no aceptar su realización). Tampoco podrá comunicar ni acercarse a sus progenitores a menos de 200 metros durante dos años.

El inculpado, según recoge la sentencia del Penal 2, insultó en numerosas ocasiones a sus padres a lo largo de 2017 y se encaró a ellos con frases como "os doy una semana para llevaros bien conmigo". También constan wasaps con expresiones como "subnormal" o "maltratadora".

En algunas ocasiones, con el propósito de doblegar la voluntad de sus padres para que le dieran dinero para sus caprichos (que incluían la compra de porros). Con ese comportamiento, el condenado "provocó en sus padres un total y constante sentimiento de desasosiego".

Manuel David reconoció en el juicio que tenía problemas con los denunciantes, a quienes admitió haber insultado, pero no las amenazas. Y, según su versión, sus padres le maltrataron física y psicológicamente desde que era pequeño, es decir, que el trato insultante había sido recíproco.

Los padres llegaron a manifestar en la vista oral que se han planteado mudarse de ciudad por miedo al hijo, quien, según la madre, "se comporta de manera agresiva cuando no consigue lo que quiere". En el juicio llegó a decir que sus padres debían pagarle todo hasta los 26 años. Y aunque justificó su conducta en el hecho de haber sido maltratado, el juez deja claro que no hay prueba de ello y que el Juzgado de Menores lo condenó por agredir a su madre.

El juez advierte en su fallo que el hecho de que el acusado sea hijo de las víctimas no implica que esté legitimado para actuar del modo en que lo hizo. "No existe un derecho del alimentista a reclamar de manera incondicional alimentos a sus progenitores y tales alimentos no pueden exigirse de modo coactivo", destaca.