TIEMPO

Activada la prealerta por sequía en la cuenca Miño-Sil

Esta activación implica la restricción del suministro de agua "en usos y destinos no prioritarios"

Las piscinas de Oira, lejos ayer del cauce del Miño, debido al bajo caudal que lleva el Miño.
Las piscinas de Oira, lejos ayer del cauce del Miño, debido al bajo caudal que lleva el Miño.
Activada la prealerta por sequía en la cuenca Miño-Sil

La Confederación Hidrográfica Miño-Sil activaba ayer la prealerta por sequía en toda la cuenca bajo su jurisdicción. Esta declaración es resultado del actual estado de los embalses y los caudales circulantes de los ríos de la demarcación dependiente del organismo de cuenca.

Francisco Marín, presidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, aclara que "el abastecimiento para la población está garantizado" y explica que este estado de prealerta activado ayer "lo que implica es que haya un uso racional del agua por parte de la población en toda la demarcación, reduciendo el baldeo de calles o el riego de jardines, etcétera".

Por otra parte, Marín señala que "dentro de este protocolo de prealerta promoveremos una serie de campañas de ahorro del agua, sobre las que todavía tenemos que solicitar el permiso el Ministerio, entre la población, aunque insisto en que no hay ningún problema de abastecimiento a día de hoy".

A estas medidas propuestas se une la reducción de presión nocturna en redes urbanas y refuerzo de los controles del agua captada para el abastecimiento que, debido al escaso caudal, podría afectar a la calidad.

Por otra parte, el presidente del organismo de cuenca recuerda que "el año pasado tuvimos una situación parecida y después se sucedieron varios meses con precipitaciones, empezó a llover en enero y no paró hasta mayo, y en conjunto llovió más que algunos años". En todo caso, admite que "este año hidrológico estamos en un nivel de precipitaciones muy bajo".

De hecho en el año hidrológico 2016/2017, comenzado el 1 de octubre de 2016, la precipitación acumulada media en la provincia de Ourense a día 9 de enero de 2016 ha sido de 204,1 litros por metro cuadrado, un 59% por debajo de la media histórica, siendo dicha media histórica entre 1980/81 y 2011/2012 de 502,7 litros. En el año hidrológico anterior, 2015/16, a esta altura del año la precipitación registrada era de 574,30 litros, un 14 % por encima de la media histórica y más de dos veces y media la de este año 16/17.

La constitución de la Oficina Técnica de la Sequía, atendiendo al Plan Especial de Actuación en Situaciones de Alerta y Eventual Sequía, prevé que, una vez superados los umbrales de prealerta en los indicadores, el seguimiento de este fenómeno extremo ha de ser continuo.

El agua se desbordaba hace un año

Hace exactamente un año, la situación era radicalmente distinta, ya que las copiosas lluvias de ese 13 de enero de 2016 llevaron a que la presa de Velle abriera sus compuertas y se inundaran ambos márgenes del río Miño a su paso por Ourense. Las zonas termales quedaron anegadas, e incluso las piscinas de Oira situadas a pie de río. Las precipitaciones se prolongaron casi sin interrupción en los siguientes días.