INFRAESTRUCTURAS

Alcaldes y empresarios ourensanos reactivarán las movilizaciones para exigir la A-56

Representantes de Ourense y Lugo celebrarán una reunión para definir la estrategia de presión ante el Gobierno central

Único tramo en obras de la A-56, que ni siquiera han finalizado tras ocho años.
Único tramo en obras de la A-56, que ni siquiera han finalizado tras ocho años.
Alcaldes y empresarios ourensanos reactivarán las movilizaciones para exigir la A-56

Hartos de esperar por un impulso que no llega y convencidos de que el Gobierno central debe cumplir los compromisos adquiridos con Ourense y Lugo, representantes políticos y empresariales de ambas provincias retomarán las movilizaciones para exigir la construcción de la autovía A-56, proyectada a principios de siglo para entrar en funcionamiento antes de 2010, pero en la que apenas hay en obras ocho de sus 70 kilómetros, trabajos que, además, estuvieron paralizados seis años y sin una ejecución presupuestaria que garantice su pronta finalización.

Por todo esto, los alcaldes de los municipios afectados por el trazado de la autovía (Coles, A Peroxa y Vilamarín en Ourense, y Carballedo, Taboada, Chantada, Monterroso y Guntín en Lugo) están dispuestos a movilizarse, para lo que contarán con la ayuda de empresarios como Lisardo González, gerente de Maderas San Martín, instalada en el Parque Empresarial de Vilamarín, que ha liderado varios movimientos de presión, o la Confederación de Empresarios de Ourense, cuyo presidente, José Manuel Pérez Canal, ha reiterado en numerosas ocasiones su compromiso con esta infraestructura que debe vertebrar el interior de Galicia.

"La necesitamos, se lleva luchando desde 2008 porque es la única autovía parada y necesitamos fuerza, sobre todo política, es de justicia", explica Lisardo González, uno de los promotores de la cumbre que se celebrará antes de final de mes en Chantada para fijar la estrategia a seguir en los próximos meses, en la que no se descarta la realización de cortes puntuales de la actual carretera nacional, también en un estado deplorable.


Falta de voluntad


"É cuestión de vontade, se a houbera se faría xa", señala el alcalde popular de Vilamarín, Amador Vázquez, que cree que la situación "clama ó ceo porque levamos moitos anos así", que ve "imprescindible" entrevistarse con todos los organismos, especialmente el Ministerio de Fomento, "para que nos dean plazos e claridade".

Por su parte, el regidor de Coles, Manuel Rodríguez, coincide con su homólogo de Vilamarín y apunta a un claro "desinterés" del Gobierno central por la A-56, especialmente por el tramo Ourense-Cambeo, clave para liberar la entrada y salida norte de la ciudad. "Pasan los años y esto no tiene sentido, que digan con claridad qué pasa", indica el socialista.

Mientras, desde A Peroxa, el popular Manuel Seoane apunta que "está claro que debemos presionar e o antes posible porque isto debe ser unha prioridade, é a única conexión entre provincias que queda por facer e levamos case 20 anos con trámites que non van a ningún lado".

En la provincia lucense, el discurso no cambia. El anfitrión de la reunión, el alcalde de Chantada, Manuel Lorenzo, lamenta que "o interior de Galicia sempre estea en estado de semiabandono, pese a que somos os que conseguimos os recursos que logo se invirten nas provincias atlánticas", reprochando a los gobernantes que "se lles encha a boca falando de asentar poboación no rural".

En este sentido, el lucense, regidor independiente, confía en que impere la "unión, para darlles un ultimátum porque chove sobre mollado".

También el alcalde de Carballedo, por donde transcurre el único tramo en obras, muestra su preocupación. "Es lamentable, dicen que se acuerdan del rural, pero cada vez hay más abandono, no sabemos nada, ni se acaba el trazado que se empezó", señala Julio Yebra, del PP.

En esta batalla por conseguir que el Gobierno central retome la autovía entre Lugo y Ourense también promete estar la Diputación, que ya estuvo presente en la última reunión convocada por alcaldes y empresarios a través del diputado de Cooperación e Infraestructuras, Pablo Pérez.

"Asistimos porque é algo lóxico, queremos que se faga porque é moi importante estar conectados con Lugo e pechar o círculo de vías de alta capacidade. A Deputación, como non podía ser doutra maneira, está a favor, é vital", destaca Pérez.