TRANSPORTE

Los alcaldes obvian la invitación de la Xunta para reordenar el transporte

El Gobierno gallego "lamenta" que el 64% no haya aportado ideas para reorganizar las rutas rurales que caducan en agosto

Autobús de transporte interurbano en la estación de Ourense.
Autobús de transporte interurbano en la estación de Ourense.
Los alcaldes obvian la invitación de la Xunta para reordenar el transporte

Los concellos son uno de los tres soportes básicos para la ordenación del transporte de viajeros que está en negociación. Los otros son la Xunta y las empresas concesionarias de las rutas establecidas en la provincia, que negocian contrarreloj para impedir que el día 1 de agosto las adjudicatarias cumplan su amenaza de dejar el servicio, como ya advirtieron en septiembre pasado. La Consellería de Infraestructuras, con competencia en la ordenación del sector, envió a los concellos una encuesta para conocer sus necesidades de cobertura de línea de autobús e implicarse en las soluciones, pero la mayoría ha ignorado la petición.

 Al menos esa es la información que traslada el citado departamento del gobierno autonómico, que asegura haber enviado la encuesta a los 92 concellos de la provincia, de los que 59 ni contestaron. Es decir, el 64,1% declinaron la invitación a participar en el proceso. Las misivas empezaron a remitirse hace meses y, en teoría, los municipios deberían responder en dos semanas, pero el tiempo ha pasado y las encuestas no han regresado a la Xunta. 

La administración autonómica responde con estos datos a las exigencias planteadas por los regidores para buscar un acuerdo y mantener el servicio en buenas condiciones. La Región recogió el martes la opinión de cinco alcaldes ourensanos que exigían a la Xunta y a las empresas un pacto que garantizase que el rural no quedaría desasistido. 

Un portavoz de la consellería "lamenta" que las corporaciones locales no se hayan implicado más en este caso y dejen a la administración gallega y al sector una solución que también afecta a los municipios. Aún en ese escenario las mismas fuentes matizan que "nuestra invitación a que participen en el proceso sigue abierta y estaremos encantados de recibir sus aportaciones, si así lo desean".

Las zonas

La Consellería de Infraestructuras divide la provincia en dos grandes zonas, este y oeste, abarcando los 92 concellos, aunque alguno de ellos es atendido por una concesionaria que da servicio a ayuntamientos de otra provincia. La relación de los que sí han contestado a la encuesta es la siguiente: Xunqueira de Ambía, Paderne de Allariz, Chandrexa de Queixa, Ribadavia, Ramirás, Vilamarín, Bande, Barbadás, Castrelo de Miño, Cortegada, Gomesende,Lobeira, Lobios, Maceda, O Carballiño, Piñor, Punxín, San Amaro, San Cibrao das Viñas, Toén, Nogueira de Ramuín, Riós, Teixeira, Viana do Bolo, Cenlle, Coles, Monterrei, Quintela de Leirado, Pereiro de Aguiar, A Rúa, Rubiá, Boborás, Melón, Peroxa y Punxín.

 Al mismo tiempo, "a dirección xeral de Mobilidade xa ten comezado a facer reunións cos concellos e se lles remitiu unha enquisa para coñecer en detalle a oferta actual e as necesidades dos veciños", dice un documento de la consellería. 

Sin embargo , dos meses después de solicitada la participación municipal, la Consellería de Infraestructuras percibe que gran parte de los concellos de la provincia dejan en sus manos la organización de un servicio que les afectará de lleno en el futuro.

Un relatorio de sugerencias sobre rutas, paradas o itinerarios a seguir

Desde finales de enero los concellos más cumplidores comenzaron a remitir a la Consellería de Infraestructuras su diagnóstico de la situación y las propuestas de arreglo. Se trata en realidad de una encuesta básica donde cada corporación realiza un conjunto de sugerencias que deberían seguirse para asegurar el servicio. El escrito pide que se enumeren los problemas relacionados con el servicio, las rutas más importantes, los destinos que se deberían mantener, los itinerarios o los horarios.

Se trata de un compendio de ideas que, en teoría, la Xunta debería incorporar a la negociación que mantiene con las concesionarias que quiren dejar el servicio el mes de agosto. Entre los concellos que han respondido se producen algunos comportamientos miméticos: la mayoría pide mejores comunicaciones con la cabecera de comarca o con la capital de la provincia. Además, como consecuencia del envejecimiento de la población, solicitan ya no solo mantener sino potenciar la comunicación con los centros sanitarios de referencia o con aquellos puntos en los que se pueden hacer las compras básicas.

Una de las constantes expresadas por los concellos ourensanos que han dado sus aportaciones al proceso es la necesidad de optimizar los recursos, proponer modificaciones de líneas obsoletas o que mantienen unos horarios incompatibles con las entradas  y salidas de los trabajos o de los colegios de la zona.