SALUD

El aliado invisible del cáncer que sacude Ourense

El radón es un gas inodoro que supone la principal causa de cáncer de pulmón en la población no fumadora. Ourense en una de las zonas con mayor presencia de este elemento tóxico de España

A la izquerda, un mapa facilitado por el Instituto Geológico y Minero de España, en el que se observa, que en la provincia no existen zonas exentas de riesgo, presentando concentraciones medias o altas. A la derecha, un mapa infográfico del Consej
A la izquerda, un mapa facilitado por el Instituto Geológico y Minero de España, en el que se observa, que en la provincia no existen zonas exentas de riesgo, presentando concentraciones medias o altas. A la derecha, un mapa infográfico del Consej
El aliado invisible del cáncer que sacude Ourense

“El radón es un gas incoloro e inodoro que supone la segunda causa de cáncer de pulmón en España, por ello suele conocerse como el enemigo invisible”. Así de rotundos se muestran desde el Laboratorio del Radón de Galicia. La entidad, con sede en el Hospital Clínico de Santiago, sostiene que el gas es un problema real en la provincia de Ourense.

Alberto Ruano, Profesor del Área de Medicina Preventiva e Saúde Pública de la USC, es uno de los responsables de dicho laboratorio. Según afirma, “es la principal causa de cáncer de pulmón en la población no fumadora y el principal potenciador de esta enfermedad para los fumadores”.

El jefe de neumología del Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO), el doctor José Abal Arca, advierte de que la provincia de Ourense es una de las zonas con valores medios de concentración de radón más grandes de España, “solo superada por Zamora y la Sierra del Guadarrama”, añade.

El médico, quien colabora con el Laboratorio del Radón, señala el peligro que entraña: “Aunque el tabaco supone un 70% más de riesgo de cáncer, el radón le sigue de cerca”. Para Ruano “lo que determina la presencia de radón es la existencia de uranio en las rocas del subsuelo. Y Ourense es una provincia rica en granito, mineral donde suele aparecer”. Además, tiene como característica, que se acumula en las zonas bajas y subterráneas de las viviendas.

El profesor de la USC ve importante discernir entre el material de construcción de una vivienda y la composición del subsuelo en la que se asienta. Ante lo que añade: “Se han registrado casos de casa de granito con valores normales de radón, mientras que hay otros en los que edificios de ladrillo, situados en zonas intoxicadas, presentan cifras más elevadas”.

CÁNCER DE PULMÓN EN LA PROVINCIA

Ourense lidera otra alarmante cifra: los altos casos de mujeres no fumadoras que padecen el carcinoma pulmonar. Desde la institución compostela tienen la respuesta: “Si comparamos a un grupo de hombres y mujeres de 70 años, un núcleo de población tradicional en el que los hombres continúan fumando más que las mujeres, se observa que hay más varones fumadores. Por lo que la población femenina tiene mayor presencia dentro de las listas que contabilizan el cáncer de pulmón en no fumadores”. De lo que se saca en claro que el sexo no favorece a la aparición de problemas tumorales del aparato respiratorio, se trata de una cuestión social. Según Abal, “la Unión Europea tiene un nivel de limitación del radón muy laxo”.

Las emisiones se miden en bequerelios por metro cúbico (Bq/m3), desde Europa se conforman con 300 Bq/m3. Para el médico no es suficiente, “aunque supone un punto de partida”. Sobre todo al considerar los 100 Bq/m3 que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ambos especialistas advierten de la existencia de una directiva que entrará en vigor de cara a 2018 (2013/59/Euratom). A través de esta medida, Fomento adaptará el Código Ético de Construcción a la prevención de la presencia del radón en viviendas. Coinciden también en que esta forma de prevención se encuentra presente en países como Estados Unidos desde hace tiempo.

DESDE EL CONCELLO QUITAN HIERRO AL ASUNTO

Desde el Concello de Ourense dicen estar “al tanto de la problemática. Al ser un elemento natural, no se puede hacer nada. Vivimos donde vivimos”. Los técnicos municipales restan importancia al asunto: “La orografía determina la presencia del gas. ¿Es preocupante? No. Está presente en Ourense con unos niveles nada alarmantes, en un mal día estamos a niveles de 45 Bq/m3.

Esta cifra resulta disonante a la que ofrece el Consejo de Seguridad Nacional, que en su mapa de Zonas de actuación prioritaria viene recogido como “en estas áreas (las afectadas por el radón, entre las que se encuentra Ourense), la población que reside en plantas bajas o primeras está expuesta, en promedio, a una concentración de unos 200 Bq/m3 (casi tres veces más alta que el promedio para el resto de zonas), y más de un 10% de los edificios presenta niveles superiores a 300 Bq/m3. Desde el Concello animan a los afectados a “ventilar la vivienda” y afirman que no tienen competencias en materia radioactiva. “Lo máximo que puede hacer el Concello es una campaña informativa en el marco de alguna elaborada por el Estado”, que insiten “es el único que tiene competencias en el ámbito nuclear”.

Además de ventilar la vivienda, desde el departamento de prevención de la OMS apuntan a una serie de medidas para que la perjudicialidad del elemento tóxico sea menor: como cerrar los accesos a las zonas inferiores de edificios, o sellar las grietas en paredes y suelos. Otros sistemas más sofisticados, pasan por la instalación de sistemas de succión de radón en el subsuelo o el incremento de la ventilación con un sistema de ventilación forzada.