CRÓNICA

Lluvia de sueños por toda la provincia

La amenaza de lluvia no pudo con la ilusión de los niños, que ayer llenaron calles, centros culturales y espacios multiusos de todos los rincones de la provincia para recibir a los Reyes Magos y soñar con el juguete pedido. 

Las carrozas atraviesan las abarrotadas calles de Carballiño.
Las carrozas atraviesan las abarrotadas calles de Carballiño.
Lluvia de sueños por toda la provincia

Los Reyes Magos llegaron sin novedad ayer a la provincia. La amenaza de lluvia no pudo con la ilusión de miles de niños que salieron a las calles para recibir a Sus Majestades. Así, acudieron a su cita con los más pequeños del oriente provincial, siendo recibidos también por las autoridades locales. En O Barco, salieron desde la estación de autobuses, finalizando en la Casa Consistorial, recorriendo una travesía principal abarrotada de gente. 

Tampoco faltaron los niños a la cita de la estación de autobuses de A Rúa, donde los Reyes Magos comenzaron su recorrido por la localidad. Escenas similares se sucedían en Trives y San Xoán de Río, donde los niños también acudieron a presentarles sus peticiones.

En otro punto de la provincia,  en Monterrei, en la localidad de Albarellos, SS.MM. madrugaban y llegaban a las doce del mediodía. El alcalde los recibía antes de que hicieran entrega de los regalos a medio centenar de niños.

Emoción la que vivieron también los pequeños de Oímbra, sobre todo aquellos que escenificaron el Belén Viviente en el pabellón deportivo. Hasta allí llegaron los Reyes, a las cinco, escucharon las peticiones de los niños y merendaron chocolate. 

Y, un año más, el pabellón polideportivo de Verín volvió a registrar un lleno total con la visita de la comitiva real. A las cinco arrancó una cabalgata desde la Casa do Escudo, que tuvo su apogeo en su punto de destino. Dentro del recinto, dos mil niños aguardaban por el trío y todo su séquito.

Y la imagen se repetía, con mayor o menor afluencia, pero con idénticas cantidades de ilusión, en todos los rincones de la provincia, desde Allariz a Bande, pasando por Celanova; desde Carballiño a Ribadavia, o Xinzo de Limia, concellos, pueblos y aldeas donde niños y mayores disfrutaron de los prolegómenos de la noche más magica del año.