CRÓNICA

Arte en el CHUO: desde Quessada a Mon Devane

La EOXI sigue su proceso de "humanización" en los espacios hospitalarios a través del talento local. El patrimonio artístico del CHUO endulza las estancias con obras de los Quessada (padre e hijo) y la última incorporación de Mon Devane

El gerente del CHUO comenta uno de los murales con su autor
El gerente del CHUO comenta uno de los murales con su autor
Arte en el CHUO: desde Quessada a Mon Devane

Sonreír en un hospital. Es el objetivo que se plantea la EOXI ourensana con la humanización de sus instalaciones iniciada hace varios años, a través de un patrimonio artístico que crece en las paredes gracias al talento local. Las últimas obras, en las plantas baja y sexta del Materno-Infantil del CHUO, son del artista urbano Mon Devane y la misión está más que conseguida. Durante la presentación de ayer de sus murales, varios usuarios y pacientes esbozaron una sonrisa o miraron a los bebés fotorrealistas–así se llama la técnica que hace inconfundibles sus trabajos–que alegran la estancia.

"En la dulcificación de los espacios del hospital nos faltaba la entrada. Es la antesala a la hospitalización y lo primero que sienten los pacientes es que es un medio frío y hostil. Pero la obra de este ourensano es espectacular, una realidad que casi puedes palpar. La gente sonríe al salir del ascensor y se olvida de a donde va. Se crea un ambiente cercano a sus vidas", señaló la jefa de Pediatría del CHUO, Susana Rey.

El gerente de la EOXI de Ourense, Julio Comesaña, recuerda que el proceso de humanización "continuará en esta línea" y agradece la labor del ourensano Mon Devane, "un artista moi recoñecido que é profeta na súa terra".

"Llevo varios años usando estos colores turquesa. Me gustan mucho, hacen un juego de luces en magenta y no queda tan monocromático", explica el artista urbano sobre su técnica.

Las dos intervenciones están perfectamente integradas en cada planta. Un niño "crecidito" está pintado en la pared de entrada a las zonas de consulta de pediatría y de subida a las plantas de hospitalización de los niños ingresados, mientras que en la planta de obstetricia el mural es de un recién nacido en las manos de su madre. Los dos tienen algo en común: son historias reales, retratos que el spray en manos de Mon Devane consiguen que el paciente y el usuario se pare frente a ellas. "Son hijos de amigos o familiares, siempre intento usar fotos personales para mis trabajos", desvela Mon Devane. El gerente de la EOXI añade que "xa lle puxemos un nome aos nenos e referímonos a eles internamente".


Apuesta ourensana


El patrimonio artístico de la EOXI ourensana arrancó con unos dibujos de la Escola Superior de Arte Antón Faílde, también en el área de pediatría. Más tarde, gracias a los voluntarios de la Fundación Andrea, se decoraron las plantas de Escolares, Lactantes, UCI Pediátrica y Neonatología. El propio Mon Devane realizó en enero de 2017 obras similares a las del CHUO en la zona de quirófano de partos del Hospital de Verín.

Los siete vestíbulos de acceso a las plantas de hospitalización del CHUO cuentan desde 2017 con más de una veintena de obras de los pintores Xaime Quessada y Xaime Quesada (hijo), cumpliendo el deseo de los artistas de exponer juntos y "llevar al arte a la ciudadanía", en una contribución más a un hospital más caluroso con los que llegan.