SOLIDARIDAD

Nico, el niño ourensano que abandera la lucha para aumentar la investigación del cáncer infantil

Del Bosque es el último que ha engrosado la lista de apoyos de la causa del pequeño de 16 meses, diagnosticado de un tumor poco frecuente, y cuya familia pide fondos para salvar vidas

Nico con su madre a las orillas del Miño.
Nico con su madre a las orillas del Miño.
Nico, el niño ourensano que abandera la lucha para aumentar la investigación del cáncer infantil

"Nico está empezando a ser más feliz, está más alegre, más contento", asegura su madre, Ángela Leal, algo que debería haber sido siempre así, porque Nico sólo tiene 16 meses. Pero lamentablemente ha pasado prácticamente la mitad de su vida en hospitales, en sesiones de quimioterapia durante siete días seguidos, en ingresos en la UCI, y en todo lo que un tumor como el neuroblastoma y su proceso de curación supone para el frágil cuerpo de un niño de tan sólo 9 meses, edad a la que le fue diagnosticada la enfermedad.

No es de extrañar que Nico tenga miedo "a los de blanco". Ahora evoluciona favorablemente tras haber sido sometido a una operación en Madrid, y aunque no todo ha sido eliminado, su madre, Ángela Leal, destaca que "el pronóstico es favorable" y la familia lo afronta "contenta y con esperanza", aunque "el terror y la inseguridad" no han desaparecido todavía de su vida. "Ves desde fuera ahora lo que has pasado y crees que no serías capaz de afrontarlo de nuevo".

Cuando hace seis meses la vida los azotó de lleno en la dureza y la amargura "del mundo paralelo de los niños oncológicos", como asegura la madre de Nico, el impacto fue tremendo. "Ves de todo, hablas con otras familias, y hay casos que están incluso peor que tú", pero también descubrieron, "hablando con personal del centro de investigación de Valencia que no hay presupuesto para abordar el cáncer infantil. En general, no es muy rentable parece ser". Sólo así se puede explicar, incide Angela Leal, que "en el cáncer de adultos se vaya avanzando en la supervivencia de los enfermos, pero no suceda lo mismo con los porcentajes de los niños".

Y ahí surgió la idea de iniciar una campaña para lograr fondos destinados a la investigación de esta terrible enfermedad. "Canalizamos la energía en ese sentido, en mover el tema, en concienciar de la necesidad y de la importancia de lograr fondos para la investigación oncológica en niños".

Una página de facebook "NICOContraElCáncerInfantil" y una campaña en twitter está comenzando a surtir efecto. El caso de Nico ha conmovido a destacados nombres del fútbol como Amavisca, Iván Campo, Cañizares, Alvaro Negredo, y el último en sumarse ha sido el seleccionador nacional, Vicente del Bosque, que también ha grabado su vídeo solidario en el que incide en "apoyar la investigación contra el cáncer infantil para que niños como Nico puedan mejorar".


La acogida de la iniciativa ha sido, según explica Ángela Leal, "muy buena a nivel de seguidores, en eso estamos muy contentos. Llevamos apenas unas semanas y ya tenemos unos 1.500. Pero eso no se traduce, al mismo nivel, en donaciones. La opción de donar un euro al mes, es decir hacer teaming, una iniciativa solidaria de microdonaciones, sólo ha sido elegida por 53 personas, y 53 euros al mes es muy poco. En la plataforma, llegamos a recaudar unos 6.200 euros, pero ahora se ha quedado muy parada". Ángela Leal insiste en que todo el dinero irá directamente al proyecto de investigación.

Nico también será el protagonista, los próximos días 7 y 8 de diciembre, de un acto solidario organizado desde la asociación cultural “El arte del grito", en O Couto, de donde es originaria la familia. La plaza Pedro de Monteagudo acogerá conciertos, el día 7, de Yomelomontosolo; La sombra, y Menage a trois.

El siguiente día habrá mercadillo solidario; desfile de moda; exhibición infantil Taekwondo; animación a cargo de Arunrun; y Niko magias. Los comerciantes se suman donando una parte de sus ventas a la causa.

Ángela Leal y su familia están volcados ahora en esta causa, porque, como asegura, "siempre andamos preocupados por el trabajo y por cosas así, y cuando te pasa algo parecido a esto, tu vida sufre un cambio radical, en un segundo todo es distinto". Recuerda cuando le dieron el diagnóstico, "es algo que ni te imaginas, no sabes cómo reaccionar, te entra miedo desesperación, no sabes lo que va a pasar". Llegan entonces los días de quimioterapia, de vómitos, de no tener ganas de comer, de bajadas de defensas, de sangrados de nariz, de pinchazos cada día más complicados porque las venas se van debilitando y hay que hacer hasta seis intentos, de noches sin dormir, con el miedo aferrado al cuerpo. Pero ahora Nico está más tranquilo, las visitas a "los de blanco" ya son un poco más espaciadas en el tiempo y él, con 16 meses, no ha tenido consciencia de su enfermedad". Hay que apoyar la investigación para el futuro.

El número de cuenta para hacer un donativo:

ES59 2100 3887 0502 0005 0362 (La Caixa)