DEMOGRAFÍA

Casi un tercio de los ourensanos serán mayores de 65 años en 2024

El gran número de concellos rurales, plagados de pueblos donde la población merma y envejece, acrecienta el impacto de las estadísticas

Un hombre con bastón, transitando ayer por la acera del Parque de San Lázaro (JOSÉ PAZ)
Un hombre con bastón, transitando ayer por la acera del Parque de San Lázaro (JOSÉ PAZ)
Casi un tercio de los ourensanos serán mayores de 65 años en 2024

Que la provincia de Ourense se despuebla y envejece irremediablemente no es un secreto pero los nuevos indicadores poblacionales de los institutos nacional y gallego de Estadística arrojan cifras y porcentajes ciertamente impactantes, que se reflejan perfectamente, y sobre todo, en la vida lánguida, empobrecida, escasa de servicios y llena de abandono de los pueblos y aldeas de casi todos los concellos ourensanos; porque en esta provincia interior, el número de municipios con menos de dos mil habitantes, y bajando, son ya 62, algo más del 67% de los 92 en los que se articula el territorio ourensano.

En ese contexto, una buena parte de los núcleos de población pierden habitantes cada año, en beneficio de la ciudad, dejando en las aldeas a vecinos mayores y, en muchas ocasiones solos, lo que acrecienta, además, la desprotección y la inseguridad. La pérdida de vecinos merma también la cartera de servicios, formando así una causa-efecto de doble recorrido que repercute, además, en la estadísticas sobre la evolución de los hogares. El territorio ourensano perderá más de un 6% en la próxima década, debido a la despoblación y al envejecimiento.

Ourense es la provincia gallega más envejecida y también, claro, donde la longevidad -entendida como la duración de la vida del ser humano- es más acusada, hasta el punto de que, en los indicadores sobre el porcentaje de mayores de 65 años y la proyección que este grupo de edad mostrará en los próximos 10 años, encabeza y gana, por goleada, a las demás provincias. En este momento, Ourense tiene un 30% de población mayor de esa edad pero el porcentaje subirá al 32,8% en el año 2024, sobrepasando a Lugo -la provincia que más se le parece- y, por supuesto, al conjunto de Galicia -con un 23,5% de población mayor ahora y una previsión de un 27,4% en 10 años-; y más aún a España, donde la población mayor estimada para 2024 se cifra en un 22%. Ahora es un 18%, 12 puntos menos que la cifra de Ourense.

De este modo, la provincia es también la que tiene un mayor porcentaje de pensionistas que residen en hogares donde todos los miembros superan a su vez los 65 años, actualmente un 60,86%, mucho más que en Galicia (54,03%) e incluso que Lugo (52,60%); esos hogares son mayoritariamente unipersonales, propios de aldeas pero también de cascos urbanos.

Precisamente la evolución de los hogares ourensanos ha de ser otra fuente de preocupación para los expertos y las administraciones que deciden estrategias para paliar la despoblación y el envejecimiento. Porque si actualmente hay en Ourense 132.214 hogares, el bajón será de un 6,29% en 10 años, hasta quedar en 123.904. El porcentaje de disminución es, nuevamente, el mayor de Galicia, y con diferencia. El conjunto de la comunidad autónoma perdería en ese tiempo, según el IGE, sólo un 0,52%. Lugo, otra provincia con una pauta parecida a la de Ourense, perderá hasta 2024, según esa proyección, un 4,20% de hogares y sólo hay una provincia, Pontevedra, que los ganará, hasta en un 2,83%.