EDUCACIÓN

Los colegios públicos pierden cinco aulas el curso 2018/2019

Eduación confirma el cierre de la escuela de Solbeira (Paderne de Allariz) al tener solo tres alumnos 

Alumnos del Colegio Público Integrado José García García, de Ourense.
Alumnos del Colegio Público Integrado José García García, de Ourense.
Los colegios públicos pierden cinco aulas el curso 2018/2019

A mes y medio de que se dé inicio al curso escolar 2018/2019, la Consellería de Educación, Cultura e Ordenación Universitaria ya ha confirmado que la provincia de Ourense perderá el próximo curso un total de cinco aulas en los distintos colegios públicos, de las cuales, una supondrá el cierre de una escuela, en este caso la de Solbeira (Paderne de Allariz), como ya había adelantado este periódico a principios del mes de julio.

La situación no es tan crítica como en años anteriores, como en 2016, cuando la reorganización de las unidades docentes que realiza la Xunta de Galicia en base a los datos de matriculación acabó con nueve aulas menos en la provincia.

La comparación, sin embargo, sí que resulta muy negativa respecto al curso pasado, ya que 2017 la confrontación entre aulas perdidas y nuevas aulas creadas se saldó en positivo, con hasta seis aulas más que en el curso anterior.

Así que, este nuevo curso vuelven las noticias negativas, claramente influenciadas por un declive demográfico continuado, con una importante merma de los nacimientos en toda la provincia.


Noticias ya anunciadas


También este año se concreta la noticia ya anunciada, la defunción de la escuela infantil de Solbeira (Paderne de Allariz) en la que quedaban ya solamente tres niños matriculados. El curso pasado se había materializado el cierre administrativo el CEIP Víctor Manuel Vázquez Portomeñe, de Xunqueira, si bien no había tenido alumnos ya en los dos cursos anteriores.

Con los datos facilitados ayer por Educación, los colegios públicos de la provincia pierden un total de ocho aulas, que apenas se concentran con la creación de tres nuevas, casi todas en la ciudad.

Se confirma con esto la supresión de una de las unidades docentes de Educación Infantil en el CEIP Manuel Sueiro del barrio de As Lagoas, pese a las protestas llevadas a cabo por un grupo de padres el pasado mes de junio. Así, tenían dos unidades de Educación Infantil y cinco de Educación Primaria, y ahora perderá una de ese primer ciclo educativo.

Otra unidad de Educación Infantil se pierde en el CEIP Carlos Cid Arregui de Rairiz de Veiga, que la había recuperado en el 2015-2016, quedándose con una única aula de esa etapa , frente a tres de Educación Primaria.

En A Rúa, el CEIP Manuel Respino perderá un aula de Educación Primaria, quedándose con tres de Educación Infantil frente a siete de la siguiente etapa docente.

Otra de las batallas se libraba en el CEIP Sarreaus, donde estaba en estudio el cierre del aula de Infantil, que finalmente se ha materializado, quedando solamente una unidad docente en Primaria, y dejando a la escuela en una complicada situación. Otro de los concellos más pequeños, Vilariño de Conso, pierde un aula de Primaria, quedándose con una única clase de Primaria en todo el centro.

También en las grandes villas hay cambios. En Verín, el CEIP Princesa de España pierde un aula de Educación Primaria, quedándose así con tres unidades de Infantil y 11 de la siguiente etapa.


Se quitan dos habilitaciones


A estas supresiones hay que sumar que se elimina dos habilitaciones. Es decir, aulas no creadas pero que se contemplaban para supuestos de incremento puntual del número de alumnos. 


Se crearán tres nuevas unidades en la Provincia


Los datos de la Consellería de Educación, Cultura e Ordenación Universitaria muestran, en cambio, la creación de tres nuevas aulas en colegios públicos de la provincia, compensando así ligeramente las pérdidas por supresiones y retirada de habilitaciones. 

Con esto, ganaría un aula de Educación Primaria el CEIP de Xunqueira de Ambía, y el CEIP A Inmaculada de Ourense, con crecimiento de matrículas en los últimos años, ganaría un aula de Infantil y otra de Primaria. 

Al colegio al que llegaron buenas noticias es al de Castrelo do Val, ya que pese a que aparecía en los planes a finales de junio suprimir una unidad de Educación Infantil, finalmente se ha logrado mantener gracias a las matrículas. Una de las consecuencias del saldo negativo y la pérdida de aulas es la consecuenta disminunción de profesorado, una de las cuestiones en las que más han incidio los sindicatos como la CIG, que cree que se perdieron "máis de 100 unidades" en la provincia desde que gobierna Alberto Núñez Feijóo.