CONCELLO DE OURENSE

El Concello adjudicó por concurso casi 10 millones en el actual mandato

Los procedimientos de contratación municipales llegan a dilatarse hasta cerca de 18 meses, aunque la media está en 4,5

Una mesa de contratación de evaluación de ofertas celebrada en el Concello para avanzar en un concurso público.
Una mesa de contratación de evaluación de ofertas celebrada en el Concello para avanzar en un concurso público.
El Concello adjudicó por concurso casi 10 millones en el actual mandato

El departamento de Contratación del Concello de Ourense se ha convertido en uno de los principales puntos de desencuentro entre gobierno y oposición en lo que llevamos de mandato, con reproches cruzados sobre la gestión. El área que dirige Ana Fernández Morenza, según ha reiterado en numerosas ocasiones el alcalde, Jesús Vázquez, es una de las que más notan la falta de personal en su día a día.

El balance en el ecuador del mandato refleja que el Partido Popular ha iniciado la tramitación de un total de 84 procedimientos hasta la fecha, operaciones en las que se incluyen la renovación de concesiones, locales para las asociaciones vecinales, obras o servicios para el funcionamiento del Concello.

Según los datos que constan en el perfil del contratante del ayuntamiento, se han adjudicado contratos que suman un importe total que ronda los diez millones, entre los que destacan el servicio de ayuda a domicilio, concesión por la que el Concello abonará durante un mínimo de dos años cuatro millones, que se podrían prorrogar si las partes están de acuerdo. Otro servicio que ha sido renovado, concluyendo su tramitación el pasado jueves con la adjudicación, ha sido el mantenimiento de las zonas verdes, que costará 1,2 millones por la próxima bianualidad.

Proyectos demandados

Además, la contratación municipal ha permitido llevar adelante proyectos muy demandados  desde hace años en la ciudad, exigiendo además un esfuerzo a los técnicos. Sucedió en el último trimestre de 2015, cuando el gobierno municipal fue capaz de adjudicar "in extremis" cinco obras incluidas en el plan de inversiones, entre las que destacaron la reforma de la rúa Concejo, el saneamiento del núcleo de A Besada o la mejora de la pasarela del Barbaña, que supusieron una inversión de casi 675.000 euros.

Esa rapidez en el procedimiento de contratación, apenas tres meses, no se vislumbra en otros concursos públicos, que han llegado a dilatarse hasta 18 meses, como sucedió con la adquisición de tres vehículos en modalidad de renting para la Policía Local. Según la documentación publicada en la web municipal, la licitación se produjo en octubre de 2015, resolviéndose la adjudicación a finales de febrero de este año.

El tiempo medio que se prolongan en Ourense los procedimientos contractuales se sitúa en cuatro meses y medio. Los condicionantes que surgen para dilatar los procesos pasan, mayoritariamente, por recursos de las empresas implicadas, como sucedió en el concurso de las zonas verdes o en de la explotación publicitaria del mobiliario urbano. 

Un tercio de los procesos desiertos, por las empresas

Cuatro de cada diez concursos que ha iniciado el gobierno municipal en este mandato han sido declarados desiertos, en concreto 33 de los 84. Sin embargo, las causas de esta situación son dispares, no siempre achacables a las condiciones impuestas por el Concello.

Un tercio de los procedimientos se han venido abajo por razones imputables las empresas interesadas en asumir el contrato, que en el momento de presentar la documentación no lo hicieron conforme a la legislación.

Fue el caso, por ejemplo, del frustrado intento por recuperar el pasado año la Banda de Música, cuando la asociación Ricardo Courtier no acreditó correctamente la experiencia de sus integrantes. Sin embargo, la mayor parte de concursos desiertos tienen que ver con los locales que se destinan a asociaciones vecinales.

Plaza de A Ponte

Por otro lado, no todos los procesos fallidos se vuelven a reintentar, como sucedió con la plaza de abastos de A Ponte. Esperan por una segunda oportunidad, por ejemplo, las concesiones de las cafeterías municipales del Parque Miño o las Pozas de Maimón, en las que el elevado canon alejó a posibles interesados.

En otros casos, como en la limpieza de colegios, el Concello optó por desatascar la solución con un procedimiento negociado, vía que ofrece la legislación.