BOTELLÓN

El botellón callejero será prohibido en la ciudad tras años de barra libre

El borrador de la ordenanza del Concello, que busca ahora el consenso de todos los grupos, contempla el fin de esta práctica

El botellón callejero será prohibido en la ciudad tras años de barra libre

La práctica del botellón quedará totalmente prohibida en la ciudad, después de años de barra libre, si el borrador de la Ordenanza de convivencia cívica elaborada en el Concello llega a buen puerto. El gobierno local ya tiene completamente redactada la nueva norma antibotellón, liderada por la Concejalía de Sanidad en colaboración con otros departamentos, que incluye, además, medidas de prevención, prohibición de promocionar bebidas alcohólicas, sobre todo en el ámbito que afecta a los menores de edad. 

La junta de gobierno conoció ayer el borrador de la nueva ordenanza, que llega tras años de vandalismo y manga ancha de cientos de jóvenes, pese al clamor social que pedía medidas urgentes. Sin embargo, no será inminente su aprobación, ya que ahora tendrá que ser discutida con todos los grupos políticos de la corporación municipal para poder introducir sus propuestas. "É un problema da cidade e queremos o máximo consenso", aseguró ayer el regidor de la ciudad, Jesús Vázquez, que emplazará a los restantes partidos a una reunión la semana próxima para estudiar los posibles cambios. 


Evaluación de los técnicos


El proceso se dilatará todavía algo más, según reconocen desde el propio gobierno local, pues cualquier propuesta de los grupos tendrá que ser evaluada por los técnicos. Además, una vez la ordenanza sea definitiva necesitará ser aprobada en junta de gobierno y ser elevada a comisión de pleno, donde se abrirían 10 días de plazo para enmiendas. Después, debería ser aprobada por la corporación para pasar a estar a exposición pública durante un mes para recoger posibles alegaciones de la ciudadanía. 

El gobierno municipal entregó ayer a los distintos grupos el texto del borrador, al que ha tenido acceso este periódico, que incluye la prohibición expresa del consumo de bebidas, preferentemente alcohólicas, que no procedan  de locales de hostelería en cualquier calle de la ciudad. 

Quedaría permitido, en todo caso, según aclararon desde el gobierno local, el consumo en terrazas y veladores y, por supuesto, en fechas especiales –como magostos, Entroido, fin de año...–

Según el texto previsto inicialmente, no estaría restringido el consumo de bebidas adquiridas en locales hosteleros que se beban en la calle, aunque no sea en la terraza, o así aparece reflejado en el texto. 

Si bien se prohíbe esta práctica, el borrador de dicha ordenanza inciden en que queda "especialmente prohibido" cuando se altere de forma grave la convivencia. Es decir, cuando haya aglomeraciones, cuando se denigres a los viandantes, cuando se degraden espacios verdes o provoque ruidos y malestar vecinal, y cuando se pueda incitar al consumo por parte de menores de edad. "Afondamos no noso modelo de cidade ourensanamente saudable, que contempla atender a saúde da nosa poboación como eixo prioritario", explicó ayer Vázquez. 


Multas de hasta 600 euros por beber alcohol en espacios públicos


Una vez quede aprobada de forma definitiva dicha ordenanza, la práctica del botellón tanto por menores como por mayores de edad será sancionable. La multas se distribuyen en leves, graves y muy graves; así como la suspensión de todo tipo de ayuda pública en el caso de infracciones por parte de negocios hosteleros u otras empresas.  En todo caso, las multas podrán ser sustituidas para trabajos comunitarios, cuando así se estime oportuno. 

Las multas leves  recogidas en la ordenanza, en las que se incluye la práctica del botellón, serán de hasta 601,01 euros en su grado mínimo, si bien por reiteración y otros condicionantes podrán ascender hasta 3.000 euros. 

En cuanto a las sanciones graves, estarán destinadas a la reiteración de leves, a la práctica de botellón en lugares "especialmente prohibidos" y a los establecimientos hosteleros que incumplan la normativa con venta de alcohol a menores. En esos casos, las multas oscilarían entre 3.005 euros y 10.517.