PLAZA DE ABASTOS

Concello y placeros cierran el pacto del traslado a la Alameda

La concesión del mercado de As Burgas se prorrogará tantos años como dure la rehabilitación

Aspecto que presentaba ayer el paseo de la Alameda, donde se ubicarán provisionalmente los puestos.
Aspecto que presentaba ayer el paseo de la Alameda, donde se ubicarán provisionalmente los puestos.
Concello y placeros cierran el pacto del traslado a la Alameda

El traslado de la plaza de abastos de As Burgas a su sede provisional de la Alameda está cada vez más cerca. Ello allana también el camino a la posterior reforma del edificio principal, pero al mismo tiempo introduce algunos cambios en los plazos para la concesión de los puestos que regentan en la actualidad los industriales. Un acuerdo entre la asociación de comerciantes del mercado y el gobierno local, rubricado el lunes a mediodía, será sometido a aprobación en la junta de gobierno de mañana.

En líneas generales el acuerdo que recoge el convenio supone suspender temporalmente la concesión de los puestos, que expiraba en el 2025. Ahora, merced a este pacto, el periodo de concesión se prorrogará tantos años como dure la reforma del edificio principal de la plaza. Es decir, si las obras duran cuatro años, la concesión expirará en el 2029. Al menos así lo explicaba ayer el presidente de los empresarios de la plaza de abastos, Emilio González. Por su parte, la concejala de Comercio, Belén Iglesias, también valoró positivamente el convenio firmado entre el Concello y los placeros "ya que permite hacer las obras e incluso mantener la subvención del Ministerio de Fomento".

Precisamente en las últimas semanas había trascendido la posibilidad de que se pudiese perder la subvención de 3,6 millones de euros que el Ministerio de Fomento concedió en julio del pasado año para la reforma del edificio principal. Según el gobierno local, esa eventualidad ha desaparecido.

TRASLADO

Mientras, las obras de adecuación del paseo central de la Alameda podrían comenzar en cuestión de días. La empresa adjudicataria tendrá un máximo de cuatro meses para acabar los trabajos y permitir con ello la mudanza de los puestos. La operación de traslado será asumida por los industriales del mercado y podría ascender "a unos cien mil euros", según los cálculos que hace Emilio González.

Precisamente, para amortizar ese coste, la concesión se va a prorrogar, "con lo que el esfuerzo económico que haremos se va a ver recompensado", razona el presidente de los placeros.

Los comerciantes y el gobierno local han venido negociando la suspensión de la adjudicación durante los últimos seis meses y no siempre el acuerdo estuvo fácil. Emilio González valoró ayer "muy positivamente" el pacto porque permite "hacer la reforma de la plaza de abastos, que es lo importante, pero también hacer nuestro trabajo mientras tanto en un lugar adecuado y suspender mientras tanto la concesión.