40 AÑOS DE LA CONSTITUCIÓN

Congresistas y senadores de la época: "Ni imaginábamos que íbamos a llegar a aquí"

Eduardo Olano, Ignacio Martín Amaro y Antonio Rodríguez recuerdan el progreso de la carta magna y la "cordialidad"  

Congresistas y senadores de la época: "Ni imaginábamos que íbamos a llegar a aquí"

Solo quedan tres. Son los congresistas y senadores ourensanos más veteranos de la provincia de Ourense en vida. Eduardo Olano Gurriarán, de 85 años y senador desde 1982 a 1990 por Alianza Popular; Ignacio Martín Amaro, senador desde el 82 al 86 también por AP; y Antonio Rodríguez, congresista por el PSOE desde 1979 hasta 1993. 

Todos estuvieron en la que coinciden en señalar como "mejor época" para hacer política, una vez superada la Transición y en una época "cordial" en la que la Constitución consiguió la "igualdad" de los españoles ante la ley. Ahora, ven una situación que les preocupa. 

Son testigos directos de lo que sucedía en Madrid en aquellos tiempos. Olano llegó a presentarse, sin éxito, para entrar en 1977 en las Cortes Constituyentes y Antonio Rodríguez estaba tal día como hoy –por ayer–hace 40 años haciendo campaña por el "sí" al texto constitucional –"fue una campaña fácil, la gente quería libertad"–. 

Los ourensanos que sí que formaron parte directa de aquel proceso constituyentes no están ya entre nosotros. Eulogio Gómez Franqueira, José Antonio Trillo, José Rodríguez Reza, Xosé Quiroga, Pío Cabanillas, Estanislao Reverter (UCD),  Miguel Riestra (de AP) y Celso Montero (PSOE) fallecieron. 

Pero su grato recuerdo lo guardan todos. Olano pide que el periodista no siga recitando nombres: "No siga, porque me entran unos grandes recuerdos", explica. "La Constitución la veo muy bien, tan sólida... que me da pena que la estén vapuleando", relata quien fue también presidente de la Diputación. No se opone a una reforma, pero dice que si se quiere hacer para "chorradas" como quitar la inviolabilidad del Rey no hará más que "complicar la cosa. Tiene que ser por algo serio".


Calidad


Este histórico recuerda "la calidad que había en la primera legislatura democrática, que se fue perdiendo ya en la segunda. En verdad, no esperábamos que fuera a durar 40 años, fue una gran etapa de consenso, todas las normas de la Transición se aprobaron con porcentajes del 80% al 90%", cuenta. "La Constitución sirvió para convivir; ahora llegar a consensos no está de moda, lo que 'mola' es decir lo contrario que el otro. No debemos estar maniatados por la Constitución, sino hermanados por ella", concluye.  

También desde la órbita de Alianza Popular –ahora está en Ciudadanos–Martín Amaro recuerda aquella etapa como de "paz y concordia", recalcando que "es lo que se buscaba". Recuerda viajar con mucho s: "Íbamos todos juntos en tren". "Habría que reformar la Constitución e profundidad, con un tiempo largo, para darle contenido al Senado, porque, si no, no vale para nada...", asegura. Incide en la "cordialidad" de aquella etapa y los grandes logros que se sacaron en esas primeras legislaturas. 

El que se lleva la palma en veteranía es el socialista Antonio Rodríguez, que fue secretario general del PSOE ourensano y que recientemente recibió un homenaje por sus 40 años de militancia. "Con la Constitución descubrimos que las personas somos sujetos de Derecho, trajo los derechos a un país en el que dominaba la arbitrariedad", recuerda Rodríguez. Para él, lo más destacable –desde un perfil de izquierdas– es que "conseguimos que el texto dijera que todos somos iguales, aunque solo fuera teórico". 

Desde su óptica, la reforma "requiere consenso", pero, como muchos otros, cree que "no se da". Sin embargo, sí ve que casi todos coinciden "en que hay una necesidad de cambiar cosas". 

A veces, dice, cree que los jóvenes no se dan cuenta de lo conseguido. "Parece que lo de hoy es lo normal, pero quienes vivimos aquella etapa no imaginábamos que se iba a llegar a aquí". Recuerda su actividad en la campaña por el "sí" en el referéndum constitucional. "Fue muy fácil, la gente no sabía lo que era la constitución, pero quería libertad". 


Luisa Escudero pidió el "Non"


En campaña también estaba en aquellos tiempos una histórica nacionalista de Ribadavia, Luisa Escudero, en este caso pidiendo el "non" a la carta magna. "Tíñamolo moi fundamentado. Críamos que se tiña que ir máis alá, nós avogabamos polo estado federal. Criamos que a monarquía era herdanza de Franco e non tiña que ir na Constitución. Tampouco nos parecía ben que se recuperase a lei sálica e que os homes tivesen dereito de pernada. Visto o visto, xa daquela eramos visionarios. Se se tivese feito, hoxe non estariamos como estamos", dice Escudero, que recuerda que asumían que con el "non" iban a contracorriente y que no iban a ganar.