Democracia rural “feita polos veciños"

Hay elecciones cada cuatro años y todas las decisiones se comunican, aunque algunos echan en falta menos rigidez en las normas

Democracia rural “feita polos veciños"

"O sistema do monte en man común é feito polos veciños e é o mellor que hai, ten unha unha forma totalmente democrática", destaca Xosé Pereira. Y es que las elecciones se celebran cada cuatro años, y cada presidente cuenta con vicepresidente, secretario y vocales. "As decisións son todas consensuadas, e para calquera partida que haxa que facer teño que convocar aos vogais", dice Emilio Pato, de la comunidad de montes de A Chaira, en Pereiro de Aguiar. 

Estos montes vecinales rompen con el esquema clásico de la división entre lo privado y lo público, una cuestión queha sido utilizada en no pocas ocasiones para que el poder central se aproveche de ellos. Fueron intervenidos por el Patrimonio Forestal del Estado durante el franquismo para la producción forestal, pero fueron devueltos a las comunidades originarias  tras la Ley de Montes aprobada en 1968. 

La comunidad que gestiona el monte es la que vive en el espacio próximo al mismo (en la misma  parroquia, aldea o concello) con un sentimiento de respeto a sus padres y abuelos. "Facémolo por tradición, porque a verdade é que isto xa non xera case beneficio", dice Pato. Ante todo, se hace por "sentimento de pertenencia y nunca pensando en el beneficio económico". 

La rigidez de las normas para ser comuneros también es foco de críticos. "A lei obriga a que residas nove meses na zona da xunta comunal e que teñas a casa case aberta, e temos que ter amigos que colaboran case de forma clandestina, porque só están na aldea no verán ou na fin de semana e non poder estar", explica Domingo Rodríguez , de Río Caldo-Xurés. 

También la responsabilidad, tanto en los deslindes como en toda la  gestión de estos montes, da que hablar. "Non poden deixar toda a responsabilidade nos comuneiros,  é unha incongruencia se o queren é verdadeira prevención. A Administración non pode despreocuparse", explica Rodríguez.

La comunidades de montes vecinales se dividen entre la que tienen gestión libre –tienen que comunicar las talas que realizan– y las que firman convenios con la Xunta,en los que los cortes de árboles los decide la Consellería.

"En particular, na provincia de Ourense a inmensa maioría funciona con convenios coa Xunta", señalan desde la Organización Galega de Comunidades de Montes. 

20170916184608616_resultEmilio Pato: "O monte veciñal só nos dá dores de cabeza"

Emilio Pato es el presidente de la comunidad de Montes de A Chaira, que incluye diez parroquias de Pereiro de Aguiar, un terreno muy extenso pero que tiene su explicación: estas aldeas se hicieron hace siglos con parte de los terrenos de otros núcleos. "Quedaron con esas partes de monte os que pagaban os tributos daquela, e aos outros quitáronllas. Está recolido incluso no Archivo de Simancas", recuerda Pato.

La gestión del día a día "só dá dores de cabeza", reconoce. "Non dá beneficios para os que formamos parte, pero si que os dá para o monte. Facemos desbroces regulares e hai pouco inda limpamos a franxa de seguridade de 50 metros co colexio Ben-Cho-Sey", destaca.

Las cuentas se mantienen debido a lo que se ahorró en el pasado, y se equilibran con las subvenciones anuales de la Xunta, "que  chegan tarde", puntualiza. 
Recuerdan que hicieron una replantación de castañas que se secaron, y que  plantaron unos olivas "que desapareceron misteriosamente da noite á mañá". No venden pinos pero "se nos fixera falta, faríamolo". 

20170916184608554_result

Xosé Pereira: "Hai un movemento de recuperación"

El presidente de la Organización Galega de Comunidades de Montes, Xosé Pereira, reivindica la "capacidad" para la prevención de incendios de los montes vecinales, aunque critica la "tardanza" en recibir las subvenciones. 

"Hai un movemento importantísimo de xente en Ourense que están intentando recuperar e poñer en valor o monte", asegura con rotundidad. Cree que Lobios "é un gran exemplo" para "saír adiante", pese a la lacra de la despoblación. 
Reivindica el sistema de mancomunado vecinal, porque "é o mellor que hai", y se lamenta de una gran parte de los montes vecinales no cuenten con una junta gestora operativa en la provincia. "A falta de poboación nótase moito niso", puntualiza. 

Cree que la Administración se equivoca en sus estrategia con los comuneros. "Fanno todo telematicamente pero o público ao que se dirixen non está acostumado a iso, e entorpece moito os trámites", manifiesta. "A longo prazo podería ser unha alternativa, pero agora mesmo o uso telemático só está a traer problemas", añade.  

20170916184608382_resultMaribel Pardo: "Non queremos repartir, que fai un con pouco? 

Maribel Pardo se hizo hace mes y medio con la presidencia de la comunidad de montes de la capitalidad de Oímbra, que cuenta con 118 comuneros, y en la junta rectora están cinco. "É raro que veña ás asembleas os 118, hai xente que non vén, pero somos da mesma idea, case sempre hai unanimidade", dice Pardo. 

De momento, en su mandato ya han hecho un desbroce y están a la espera de subvenciones para reforestación e impartir diferentes cursos. "A madeira pódese vender e co que sobra das vendas o que se vén facendo é usalo para melloras na aldea, no que vexamos nós. Non queremos repartir o diñeiro. Que fai cada un cun pouco? E unha obra queda para todos, que iso é o que queda".  

Eso sí, reconoce ha habido más de alguna polémica con los últimos arreglos. Los incendios son uno de los principales temores. "Este ano libramos do lume, menos mal, porque se arde é unha desfeita. Temos uns chopos con madeira boa, sería terrible". 
La subvención es fundamental para el mantenimiento: "Se fose polo noso diñeiro non poderíamos desbrozar", señala.