EN OURENSE

La policía califica de "alto riesgo" el caso de una ourensana desaparecida

María Belén Rodríguez Estévez, de 57 años, fue vista por última vez el pasado 7 de abril. La Policía mantiene abiertas todas las hipótesis, incluido un crimen. 

La policía califica de "alto riesgo" el caso de una ourensana desaparecida

Una empresaria ourensana, María Belén Rodríguez Estévez, de 57 años, está desaparecida desde el pasado día 7 de abril, cuando fue vista por última vez en el piso que tiene su madre en la calle Cardenal Quiroga de la ciudad. La Policía Nacional realizaba en la mañana de ayer una inspección ocular en la vivienda con el objetivo de hallar alguna pista sobre su paradero.

Los agentes mantienen abiertas todas las hipótesis, incluido un posible asesinato. De hecho calificaron la desaparición de "inquietante" al dejar María Belén Rodríguez sus teléfonos móviles, sus documentos personales y el coche en  la ciudad.
La desaparecida regentaba una casa de turismo rural, conocida como Casas das Cestas, en  la aldea abandonada de Anagaza (Trives). También es la dueña de  la peluquería Cibeles, situada en las Galerías Centrales de la ciudad, aunque este negocio no lo abría con regularidad.

Desde el pasado día 7 de abril, según pudo saber este periódico, María Belén Rodríguez no retiró dinero de sus cuentas bancarias. El pasado día 18 debía personarse para participar en una revisión médica para la selección de personal para trabajar como vigilante de incendios, pero no acudió. Tampoco apareció para atender las reservas en su casa de turismo rural durante las pasadas vacaciones de Semana Santa.
Su hermano, Carlos Rodríguez, ante la falta de noticias suyas, sobre todo al no personarse en la selección de personal de antiincendios en la que él también participaba, acudió a la Comisaría y denunció en la tarde del miércoles su desaparición.  La Policía Nacional dio la alerta a todas las comisarías nacionales e incluso a la Guardia Civil. 
Los agentes revisaron durante buena parte de la jornada, además de la vivienda de Cardenal Quiroga, los lugares que solía frecuentar, llegando incluso a buscar en agencias de viaje y hoteles por si se había ido de vacaciones. Las pesquisas resultaron infructuosas y los agentes, ante la falta de datos sobre su paradero, consideraban la desaparición "de alto riesgo". Los investigadores  también centran las pesquisas entre sus familiares por si pueden arrojar luz sobre la desaparición. 

Una mujer muy activa y llena de proyectos

La desaparecida trabajó durante  años como monitora en la estación de montaña de Manzaneda. Su afición por la montaña la llevó a comprar la casa de turismo rural en Trives.  Solía abrir la casa de turismo rural los fines de semana y el resto del tiempo regentaba la peluquería de la ciudad. También impartía cursos de cestería en asociaciones y colectivos. 
La mujer no tiene compañero sentimental ni hijos. Su familia la buscó desde el pasado miércoles en los hospitales y centros médicos de la provincia por si estaba ingresada. Después comprobaron sus  pertenencias y se percataron de que en casa estaba incluso la mochila con la que solía hacer el  Camino de Santiago (el que recorrió varias veces) y su documentación personal. Familiares suyos la calificaban ayer como una mujer muy activa.

El programa Talleres de Telemiño contó con la presencia de la desaparecida, el pasado 26 de enero, en el que habló de su amor por la cestería.