SECUESTRO EN LA CIUDAD

Dos detenidos por secuestrar a un indigente y pedir rescate

Lo retuvieron en un piso y exigían que llamara a su familia y que pagara "300.000 pesetas" (1.803 euros)

Dos detenidos por secuestrar a un indigente y pedir rescate

Jesús T.F. y Benjamín R.B. fueron detenidos en la tarde del martes por la Policía Nacional como presuntos autores de un delito de secuestro a un indigente de 42 años, al que retuvieron desde el domingo en un tercer piso del inmueble número 57 de la carretera de Vigo, a su paso por O Pino.
Los hechos comenzaron a las 13,45 horas cuando una vecina de un  inmueble contiguo, el situado en el número 59, alertó a la central de la comisaría de que escuchaba a un hombre pedir auxilio, diciendo que estaba secuestrado. Varias patrullas se desplazaron al lugar y comprobaron, llamando a la puerta, que el indigente continuaba pidiendo auxilio desde el interior, argumentando que lo tenían retenido desde el pasado domingo para que les diera dinero.

Al lugar también se desplazaron los bomberos y una ambulancia. Los efectivos revisaron todos los pisos contiguos (al mismo soportal dan cuatro viviendas) a la búsqueda del mejor lugar para acceder al inmueble en que se encontraba la víctima. Al final lo hicieron a través de una ventana de uno de los pisos lindantes, mientras los bomberos cortaban con una radial lo anclajes de la puerta.

La víctima, D.F.R., que cuenta con antecedentes policiales, presentaba varios hematomas y una herida leve en la cara. Una vez en sede policial declaró a los agentes que había conocido el pasado domingo a los dos presuntos secuestradores y, al no tener domicilio (vagabundea por la ciudad y pernocta en el albergue) le ofrecieron  ayuda y lo invitaron a ir al citado piso, donde uno de los detenidos convive con una mujer. Está permanecía ayer en el piso, pero aseguró no saber nada de la retención.

La víctima aseguró a los agentes que, una vez en la vivienda, le exigieron que llamará a su familia para que les pagara 300.000 pesetas (1.803 euros). El hombre les dijo que no tenía dinero pero no lo creyeron. La Policía Nacional detenía pasadas las tres de la tarde en el barrio de Covadonga a Jesús T.F., que alegó que encerró al indigente porque le debía 300 euros. Una hora más tarde detuvo a su compañero en la proximidad de la comisaría. Ambos, con antecedentes policiales, pasarán hoy a disposición judicial.

El despliegue policial generó expectación entre los residentes. "El hombre no paraba de gritar auxilio, estoy secuestrado. Me asusté y llamé a la policía", afirmó la vecina que llamó a los agentes.