TRIBUNALES

"Me dio 500 euros para retener a la mujer e hijos de un abogado"

El acusado de tentativa de secuestro continuada lo niega y dice que el denunciante le debe 123.000 euros

El inculpado Carlos R.R., en la declaración ante la sala. (MIGUEL ÁNGEL)
El inculpado Carlos R.R., en la declaración ante la sala. (MIGUEL ÁNGEL)
"Me dio 500 euros para retener a la mujer e hijos de un abogado"

La mujer a la que supuestamente Carlos R.R. quiso contratar para secuestrar a la familia -esposa e hijos de corta edad - de E.P.M., un conocido abogado de Ourense, aseguró este miércoles ante los magistrados de la Audiencia que recibió un adelanto de 500 euros por ese encargo. Esta testigo protegida, a la que este miércoles se puso cara desde la prisión de A Lama y que a comienzos de 2017 aparcaba coches en un estacionamiento público de Vilagarcía de Arousa, detalló las claves del encargo: "El trabajo consistía en retener a la mujer del abogado y sus hijos para que hiciese el pago de un dinero que al parecer le debía".

En un primer momento, creyó que el procesado "estaba mal de la cabeza", pero cuando vio que iba en serio su propuesta, aportando un croquis de los lugares donde estaba la víctima, lo puso en conocimiento de la Policía Nacional, que llegó a grabar las conversaciones.


Los agentes declararon que hablaron de "retener a la familia del abogado en un coche" y amenazas con una jeringuilla, aunque en ocasiones aluden en clave a "pintar el piso" o "ir solucionando el divorcio"


El inculpado negó con énfasis las intenciones que le atribuye la fiscal y la acusación particular: tentativa de secuestro continuada, ya que, ya en prisión provisional por estos hechos, se lo propuso a un recluso: "Nunca, nunca traté de sucuestrar a nadie". El empresario relató -solo contestó a preguntas de su abogado- que se encontraba "desesperado" porque, según añadió, E.P.M., a quien conoce desde hace 18 años, le debe 123.000 euros por la venta de una finca rústica en Cachamuíña (Pereiro) en 2004."Solo quería que una persona le fuera a cobrar a la oficina", explicó. En cuanto a sus conversaciones en prisión, dice solo comentó que el letrado le debía dinero y le había "jodido la vida".

El denunciante negó, con vehemencia, el adeudo: "Nunca le debí nada a ese señor". Explicó que sí le pagó la finca pero el inculpado pretendía que, además, participara en una promoción inmobiliaria de chalés "pero no me ofreció confianza porque decía que había dinero del tráfico de drogas". A partir de ese momento, dice que comenzaron "continuas amenazas" que se tradujeron en "detenciones policiales y distintos procedimientos penales, con una sentencia condenatoria en 2006 por amenazas contra mi persona". También aparecieron pintadas en las escaleras de su inmueble particular y en el despacho -"Abogado, paga"-. El denunciante destacó que el acusado nunca lo demandó para reclamarle ninguna cantidad.

La mujer de E.P.M. aseguró que temía por la seguridad de sus hijos. Uno está escolarizado (el otro es bebé) y tuvo que pedir en el colegio que nunca estuviera solo. 

 


El denunciante reclama una pena de 38 años de cárcel


Aunque las conclusiones finales del juicio no se expondrán hasta esta este jueves, la acusación particular que ejerce el denunciante reclama 38 años de cárcel por cuatro delitos de secuestro continuado en grado de tentativa y dos delitos de tentativa de extorsión, además de la prohibición de residir en Ourense. La fiscal acusa por un delito continuado de proposición para cometer un secuestro . En su escrito de calificación provisional recoge seis años  y medio de prisión y siete años y medio de alejamiento.