SANIDAD

Dos pioneras de la enfermería en Ourense

Patricia y Melania llegaron al área sanitaria de Ourense para integrar la primera promoción de residentes en Enfermería Familiar y Comunitaria. Ahora toca decir hasta luego, pero con toda una carrera por delante. 

Patricia Otero y Melania Fraga, ayer ante el nuevo hospital.
Patricia Otero y Melania Fraga, ayer ante el nuevo hospital.
Dos pioneras de la enfermería en Ourense

Este miércoles es un día feliz e importante, pero triste también para estas dos chicas. Llegaron hace dos años a Ourense para vivir su primera aventura seria en el mundo profesional. Una, Melania Fraga Deus, vino desde Boiro, y otra, Patricia Otero Palacios, llegó de Bertamiráns. Se conocieron antes de llegar a Ourense, por Facebook, y acabaron compartiendo piso. Son las primeras dos enfermeras con residencia en Enfermería Familiar y Comunitaria del área sanitaria de Ourense, una especialidad nueva en la provincia.

Se despedirán el próximo 25 de mayo, cuando se les acaba el contrato, aunque confían en poder seguir en una ciudad que les ha cautivado. Hoy tendrán un evento de despedida en el CHUO con otros profesionales que acaban su residencia.

"Danos moita pena, sobre todo polos pacientes. Un incluso me dixo que onde podía facer un escrito para pedir que quedase", relata Melania, que está trabajando en el centro de salud de Valle Inclán. También a Patricia, en el centro de salud de A Cuña, le ocurre lo mismo: "É que a xente aquí e moi amable...".

Melania tuvo de tutora a Floren Vale Iglesias, que "se implicou moito e confiaba en min", mientras que Patricia también se deshace en elogios a su tutor, Alexandre Naveira, "con máxima implicación". Ambas valoran que sus tutores "perdían tempo do seu traballo, e tiñan que facer horas extras para completar a nosa formación".

Coinciden en que mereció la pena. Y más al ser las pioneras en Enfermería Familiar y Comunitaria. Son la primera promoción y esperan "poder traballar nela", aunque todo puede pasar.

Relatan con pasión cómo durante estos dos años han trabajo en proyectos muy importantes con la comunidad, creando una "rede comunitaria" entre tutores y residentes. Melania, por ejemplo, trató con hasta seis asociaciones de vecino o institutos, para acercar su labor a los ciudadanos. "Tocamos o social, o sanitario e o educativo, para intentar abarcar todo", relata Patricia. "Facíase hai anos, pero a atención primaria tivo unha época baixa e deixouse de face", añade su compañera. Patricia explica cómo es su proyecto en Barrocás: "Estivemos facendo entrevista entre os veciños, charlas na época das vacinas, investigación para detectar a soidade entre os veciño..."

Creen que con eso se mejora la atención y que si se extiende, la gente estaría "máis preparada".

Le han cogido cariño a lo que estaban haciendo y ahora les daría pena tener que dejarlo: "Isto leva tempo desenvolvelo e, realmente, non ten final", explica Patricia. Sabe que podría seguir con el proyecto, de forma altruista, mientras no se activen las listas de su especialidad, pero no sabe si lo hará, porque "queremos traballar", señala.

En un prinicipio no esperaban venir a Ourense. "A primeira opción era A Coruña, pero viñen e só polo gran trato que me deron, quer´´ia quedar", dice Patricia. Del área sanitaria de Ourense destacan "a gran atención primaria que hai", apunta Melania, que estudió en Pontevedra.

Quieren seguir, "podemos aportar máis cousas", dicen con ilusión. Empezaron sin conocimiento y ahora no quieren parar. "O problema é que isto necesita continuidadade, e se a partir de agora traballas por días soltos, xa non che dará tempo a coñecer aos pacientes", lamentan.

Pero no pierden la esperanza, esto solo ha hecho más que empezar., y lo saben. Y si es en Ourense, mejor, "porque é unha cidade acolledora".