URBANISMO

El edificio de Almacenes La Verdad, en proceso de derribo

El inmueble fue declarado en ruina hace nueve años y en mayo pasado sufrió la caída de escombros

Edificio de los antiguos Almacenes La Verdad, donde se está desescombrando estos días.(M. PINAL)
Edificio de los antiguos Almacenes La Verdad, donde se está desescombrando estos días.(M. PINAL)
El edificio de Almacenes La Verdad, en proceso de derribo

El inmueble situado en la avenida de Pontevedra, al lado del ya cerrado Café Victoria y frente a Alfredo Romero, en uno de cuyos bajos estaban ubicados los Almacenes La Verdad, lleva varios días en obras, que está llevando a cabo la empresa Excavaciones Manuel Rodríguez, de A Coruña.

El edificio, propiedad de la familia coruñesa Blanco Rajoy, con propiedades en otras zonas de la ciudad como el barrio de A Ponte, afronta tareas de desescombro

en base a una licencia municipal de derribo "derivado de un expediente de disciplina urbanística de ruina", según explica el concejal de Urbanismo, Xosé Cudeiro.

De hecho, el inmueble está declarado en ruina hace ya nueve años y el pasado mes de mayo cedían algunas de las vigas que sostenían el primer piso, cayendo varios cascotes a la calle y obligando a la Policía Local a acordonar la zona para evitar accidentes entre los peatones.

"Ahí dentro hay un edificio escondido, eso era , en origen, un palacio renacentista que después se reconvirtió en edificio de viviendas, pero conserva restos muy parecidos a lo que se puede ver en el patio del Liceo, por ejemplo", asegura la arquitecto municipal Elvira Carregado, que achaca a este hecho el que el inmueble cuente con un nivel "de protección tan alto, no tanto como la integral pero muy aproximada". "Si se fija uno en la puerta de entrada del portal, donde estaba la ropa de niños, se ve que es una portada impresionante, aunque esté totalmente perforada para cableado eléctrico y demás", añade.

En el exterior del edificio, rodeado, por razones de seguridad, con un amplio vallado de protección, se amontonaban ayer los restos de madera fruto de las tareas de desescombro y se podía entrever un amplio agujero en la techumbre del inmueble. Según señalan los responsables de la obra de derribo, se mantendrán intactas las cuatro plantas de la fachada original del inmueble.