SUCESOS | OURENSE

El contagio de legionela en Os Remedios, "illado e puntual"

El Concello garantiza el uso público del pabellón, donde un operario de limpieza sufrió una infección

Exterior del pabellón de Os Remedios.
Exterior del pabellón de Os Remedios.
El contagio de legionela en Os Remedios, "illado e puntual"

La legionela vuelve a ser protagonista en el Concello de Ourense. Casi tres años después de que se descubriese el contagio de dos trabajadores del servicio municipal de limpieza, un operario del Consello Municipal de Deportes sufrió una infección por esta bacteria el pasado 26 de junio mientras realizaba tareas de mantenimiento en el depósito de agua del spa del pabellón de Os Remedios, según desveló ayer en un comunicado la CIG, que detalló que el trabajador tuvo que ingresar por Urgencias del CHUO y no recibió el alta hasta el 4 de julio, al sufrir una neumonía severa como consecuencia de la infección.

El Concello de Ourense, una vez difundida la noticia, defendió que requirió al Gabinete de Prevención de Riesgos que se personase en las instalaciones deportivas para analizar el contagio del operario, asegurando que los informes emitidos confirman que se trata de un caso "puntual e illado producido nunha zona totalmente restrinxida ó público, nun alxibe cuxo paso está prohibido o paso de persoas alleas ás labores de mantemento e limpeza".

Por esta razón, el Concello reclama tranquilidad a los usuarios del pabellón, asegurando que "todas as zonas de uso público contan con todas as garantías sanitarias, tal e como consta nas inspeccións periódicas ó respecto".

Para la CIG, sin embargo, los hechos ocurridos "revisten unha especial gravidade dado o perigo dun posible brote", por lo que reclaman al Concello que dé los pasos necesarios para convocar "con carácter de urxencia" el Comité de Seguridad y Salud e iniciar una investigación que permita localizar y erradicar posibles focos de legionela.

Reclaman también que el resto de trabajadores que intervinieron en los trabajos de limpieza se sometan a controles médicos para descartar que puedan estar contagiados por la bacteria. 


El otro caso generó una investigación


El brote de legionela que infectó a dos operarios de la concesionaria municipal de limpieza al poco de iniciarse el actual mandato provocó que los grupos de la oposición forzasen al gobierno local a constituir una comisión de investigación para depurar posibles responsabilidades y esclarecer las causas de lo ocurrido.

Tras varias reuniones de los representantes designados por los grupos políticos, la investigación se cerró en febrero del año pasado concluyendo que hubo una "falta de transparencia en la entrega de documentación e información por parte de la empresa de limpieza municipal", a la que también se le reprochó "una mala planificación en la desinfección de sus vehículos". La oposición, además, acusó al gobierno local de "primar la oportunidad política por encima de la seguridad", algo que el Partido Popular negó.