ECONOMÍA - OURENSE

Empleo, exportaciones y venta de vehículos, entre lo positivo del 2017

La provincia cierra un ejercicio con varios indicadores al alza, apuntalando así el leve crecimiento del año pasado

La venta de coches, uno de los termómetros del concumo cierra el año en positivo.
La venta de coches, uno de los termómetros del concumo cierra el año en positivo.
Empleo, exportaciones y venta de vehículos, entre lo positivo del 2017

A salvo de los datos de diciembre, el 2017 no pasará a la historia por sus espectaculares cifras de recuperación económica en la provincia, pero sí por un nuevo paso en el pausado pero continuo restablecimiento del tono positivo ya percibido en algunos indicadores del 2016. En el haber de este ejercicio se apunta el descenso del paro, el incremento de las afiliaciones a la Seguridad Social o la notable mejoría de las exportaciones. En el debe, el estancamiento de la vivienda, la congelación en la creación de empresas o el turismo, que no despunta.

Si el empleo es síntoma de salud económica, en Ourense el diagnóstico es moderadamente alentador, con una caída del paro registrado de un 10,35% en el último año. Ese descenso ha permitido, además, reducir un 10% la cantidad de dinero público destinado a las prestaciones, desde los 7,9 millones de octubre del 2016 a los 7,1 millones del mismo mes del 2017.

Los contratos firmados en noviembre sumaron 5.785, un 1,51% más que en 2016, con 608 indefinidos (+14,72% sobre el año anterior), mientras que los temporales supusieron 5.177, apenas un 0,15% más que el ejercicio pasado. La afiliación a la Seguridad Social, otro de los tradicionales talones de Aquiles de la provincia, ya se consolida a finales de este año por encima de las 100.000 personas (102.264 en noviembre), creciendo un 1,33% en tasa interanual.

Pese al incremento en el número de afiliaciones, todavía es insuficiente para equilibrar la cifra de pensionistas, que se sitúa en 109.062, con un descenso del 0,07%. Eso sí, la pensión media queda ahora en 675,8 euros, un 2,05% más, sobre todo porque los nuevos jubilados parten de cotizaciones más altas. Aún así, la provincia es la que peores pensiones tiene de España.

Las exportaciones han mantenido también un buen tono este año, lo que ensalza la competitividad de las empresas de la provincia. El incremento ha sido del 6,2% hasta octubre —la segunda de Galicia, después de A Coruña en porcentaje de crecimiento—, con una cifra de negocio de 691,4 millones de euros. Y si las ventas exteriores son un indicador de competitividad, la venta de coches es un termómetro para medir la salud del consumo. En ese caso, de los 4.159 vehículos matriculados entre enero y noviembre del 2016 se ha pasado a los 4.447 este año, con una subida del 6,92%. 

La vivienda sigue en crisis y el turismo se estanca

El sector de la construcción y la venta de viviendas, que fue uno de los puntales de la economía provincial hasta la llegada de la crisis, sigue sin repuntar ahora la que situación mejora. Es uno de los lastres del 2017 y las cifras oficiales hablan de 1.179 operaciones formalizadas entre enero y octubre de este año —último dato disponible—, mientras que en el mismo periodo del año pasado la cifra subió hasta las 1.338. Es decir, el descenso es del 11,9%, que se viene a sumar al lastre de años anteriores.

Tampoco deja cifras positivas la creación de empresas en la provincia, lo que enfría la tesis del boom del emprendimiento. En once meses nacieron en la provincia 405 empresas, pero habían sido 449 las que iniciaron su actividad un año antes, por lo tanto el pinchazo fue del 9,8%.

El turismo, una de las apuestas institucionales en los últimos años, se ha mostrado bastante plano en este ejercicio. El Instituto Nacional de Estadística cuantificó hasta noviembre 575.352 pernoctaciones en la provincia, un 0,9% menos que el año anterior, cuando se anotaron 580.260. La misma situación de estancamiento se describe en el número de viajeros, al pasar de 292.248 el año pasado, frente a los 287.029 de este año, con un descenso del 1,8%.