ATRACO

Un encapuchado atraca una gasolinera en Melón esgrimiendo un cuchillo

El ladrón intimidó con el arma al trabajador y se apoderó de 1.300 euros

<p></p>
<p></p>
Un encapuchado atraca una gasolinera en Melón esgrimiendo un cuchillo

Un hombre de 1,75 metros de estatura y con el rostro cubierto por un pasamontañas atracó en la noche del pasado jueves la estación de servicio Deigón-Cepsa, situada en la carretera N-120, en Melón.

 

 

El atraco se produjo poco antes de las 23,00 horas cuando el dueño estaba a punto de cerrar (no está abierta toda la noche) las instalaciones. El encapuchado llegó a pie hasta el negocio y, nada más cruzar la puerta, esgrimió un cuchillo de grandes dimensiones, colocándoselo al trabajador a la altura del estómago, amenazándolo de muerte si no le entregaba la recaudación.

En el exterior no había personas a la que pedir auxilio y el operario, ante el temor de que el atracador le clavara el cuchillo, le entregó el dinero, 1.300 euros.

El delincuente metió el botín en una bolsa y se fugó a pie. "Posiblemente vino en coche y lo dejó estacionado cerca pero en un lugar no muy visible para no levantar sospecha", apuntaron en la estación de servicio.

Desde las propias instalaciones alertaron a la Guardia Civil que acudió de inmediato al lugar, estableciendo un amplio dispositivo de vigilancia en buena parte de la comarca de O Ribeiro y A Cañiza con el objetivo de detener al atracador, pero el control no dio resultado.

Los agentes continuaban buscando ayer al delincuente tras realizar una inspección ocular en las instalaciones y exteriores, en las que, según pudo saber este periódico, no dejó huellas dactilares.

Machete y hacha

La Guardia Civil sospecha que se trata del mismo atracador que el pasado 4 de marzo asaltó, junto con otro compañero, otra gasolinera en Ribadavia, también situada en una margen de la carretera N-120. Entonces, los delincuentes utilizaron un machete y un hacha para intimidar al trabajador y se apoderaron de 800 euros.