SANIDAD

La enfermera “mona" y su “jefe médico" dejan el CHUO

Una campaña publicitaria de la nueva cafetería del hospital desató la polémica, por "sexista", "denigrante" y hasta "lesiva" contra las mujeres. Los promotores piden disculpas y la han retirado, aunque el "tufillo machista" ha generado resquemores.

La enfermera “mona" y su “jefe médico" dejan el CHUO

flyer_comunicacion_apertura_para_personal_sanitarioEl hombre es el jefazo de los médicos y ella es la "enfermera mona". Pero, ojo, no solo es "mona", sino que tiene el privilegio de ser la madre de otro preciado chaval que va para anestesista. Vive con la suegra, otra mujer que, por supuesto, ni jefa ni anestesista, sino que  se dedica "a estar de  cafés". Todos, los ilustrados y potentes varones, así como la mujer guapa y la lacazana que va de bar en bar, coincidían en sus gustos, que eran los de tomar unos refrigerios en la nueva cafetería del Complexo Hospitalario Universitario de Ourense.

Con estos argumentos se presentaba hasta el lunes el nuevo establecimiento hostelero, que abrió el 30 de julio. Bajo el nombre de "Apetéceme", quisieron darse a conocer  con un polémico folleto, con ideas tan cuestionables como, desgraciadamente, habituales a la hora  distinguir a hombres y mujeres. 

 A ellos, poderosos, le sonreía la vida. A ellas, se les juzgaba o bien por su aspecto, o bien por la capacidad de estar de cotilleo y enterarse de cualquier apertura hasta en el rincón más recóndito del extrarradio. 


Críticas


Y se desató la polémica, que ha obligado a la gerencia a exigir a la empresa que retirase su campaña -decisión efectiva desde este pasado lunes-. "Un tufillo machista", veía Comisiones Obreras, porque  presenta a las mujeres como "subordinadas" en un texto "burdo, lesivo e atentatorio contra a súa dignidade". En el sindicato de enfermería Satse, tampoco sentó nada bien que intenten vender una imagen de "enfermera sexy" más procedente –si lo fuere– de un  irreverente Entroido en el que vale todo, que en un día a día de una sociedad, se supone, igualitaria. Creen que se daba una imagen "estereotipada, sexista e denigrante" de su profesión.

 Desde el foro feminista Falando Nós, vieron un trato "vexatorio" y un "menosprezo" a las mujeres. "Temos que estar sempre guapas para agradar aos homes e sempre estamos de cafés e restaurantes, non facemos nada máis?", se preguntan. 

Parece que en la empresa recogen el guante. Nicolás Vázquez, el gerente, pide sus "más sinceras disculpas" por el anuncio, que no duda en tildar de "incorrecto". Eso sí, puntualiza que no fue intencionado ni escondía "mensaje implícito" alguno. 

En la dirección del área sanitaria puntualizaron que "en ningún caso" se repartieron los folletos dentro del hospital, por lo que "non se tiña constancia" de ellos.  Eso sí, agradecen que la empresa acabase "de inmediato" con la campaña en cuando se le instó a hacerlo.