VITICULTURA

La escasez de uva que causó la helada dispara los precios

En la Denominación de Orixe Valdeorras la subida es de un 80 % respecto a la vendimia anterior

Imagen de la vendimia que se realiza en la localidad de Cenlle, en O Ribeiro.
Imagen de la vendimia que se realiza en la localidad de Cenlle, en O Ribeiro.
La escasez de uva que causó la helada dispara los precios

Las heladas, el granizo y la sequía no solo redujeron la producción de uva de la provincia, también dispararon los precios en las denominaciones de origen afectadas. Sin ir más lejos, el presidente del Consello Regulador da DO Valdeorras, José Luis García Pando, estimó ayer en casi un 80 % el alza de los precios. Bodegas que hace un año pagaron a más de 1,20 euros el kilo de la variedad godello, en esta campaña deben entregar entre 1,80 y 2 euros, llegando hasta los 2,5 euros.

La subida no solo encareció el godello. Una variedad como la mencía, que se pagó a 0,80 euros por kilo en 2016, estos días es difícil de encontrar por menos de 1 euro. "Non hai moita uva de ningunha variedade", comentó José Luis García Pando, con aproximadamente un 80 % de la cosecha recogida. Horas antes, en el Consello Regulador daban la cifra de 3,5 millones de kilos vendimiados, lo que previsiblemente supondrá un volumen inferior a los 4,6 millones de kilos de la campaña anterior, que fue casi un 30 % menor que la de 2015.

En todo caso, los precios varían mucho. Hay casos en que son las bodegas las que se encargan de vendimiar la uva adquirida, llevándose solo los racimos que les interesan y dejando los que desechan en las cepas. Después, el productor debe vendimiarlas y buscar otro comprador, incluso para malvenderas. También preocupa el precio del vino, pues las embotelladoras deberán repercutir unos mayores en su producto, por lo que las ventas pueden verse afectadas.

En la DO Ribeiro permanecen abiertas 73 bodegas, según informó ayer el presidente del Consello Regulador, Juan Manuel Casares Gándara. También aquí deben afrontar fuertes subidas las bodegas. De tal forma que un kilo de uva de las variedades nobles, como treixadura o torrontés, que hace un año se conseguían pagando el kilo a 0,80 euros, este año el desembolso llega hasta los 1,20 e incluso 1,50 euros, más del 87 %. El encarecimiento de la producción es menor para el resto de variedades, que pasan de 0,30 a 0,50 euros por kilo, o lo que es lo mismo, sobrepasa el 66 %.

En O Ribeiro, la fruta recogida hasta el martes superaba los 7,3 millones de kilos, siendo muy difícil calcular el final de la campaña, debido a las complicaciones causadas por los agentes meteorológicos adversos.

La DO Monterrei también acusó la helada y la producción de esta vendimia, que está comenzando, podría reducirse a la mitad de un año normal. Esta escasez de uva también influyó en su precio y el kilo de godello podrá superar 1 euro, cuando no pasaba de 0,70, o lo que es lo mismo, puede costar un 30% más, según fuentes del sector.

La situación es muy distinta en la DO Ribeira Sacra. Aquí, la helada apenas afectó a las viñas y la campaña, que va por la mitad, será similar a la de 2016. Lo dijo el presidente del Consello Regulador, José Manuel Rodríguez González, que explicó que los precios apenas varían, pagándose por la mencía -variedad que supone el 90 % de las uvas tintas- entre 1,10 y 1,50 euros.