MÚSICA

Escuchando elefantes: “El trabajo duro y la constancia nos permiten vivir de la música"

El grupo gallego estará en el Auditorio a partir de las 21,30 horas

Escuchando Elefantes tocando un día en la calle del Paseo.
Escuchando Elefantes tocando un día en la calle del Paseo.
Escuchando elefantes: “El trabajo duro y la constancia nos permiten vivir de la música"

Después de su gira por Murcia y Andalucía, el dúo gallego Escuchando Elefantes, formado por Sílvia Rábade y Carlos Tajes, regresa a Galicia para ofrecer hoy un concierto en Ourense. La cita será a las 21,30 horas en el Auditorio, donde grabaron uno de sus últimos videoclips, "There'll Be Joy". Hablamos con la voz femenina del grupo.

¿Por qué el nombre de “Escuchando Elefantes"?

Una de las canciones de nuestra primera época tenía esa frase, por lo que decidimos cambiarle el nombre y cogerlo para la banda. De hecho, íbamos a dar nuestro primer concierto y todavía no teníamos nombre.

¿Qué novedades incluye “Hope", vuestro tercer trabajo?

Nuestro sonido ha cambiado bastante. Desde que yo empecé a tocar la batería y Carlos comenzó a buscar sonidos más eléctricos, hemos vuelto al dúo que éramos al principio, pero con más fuerza.

¿Cómo definen su estilo?

Lo cierto es que siempre lo hemos definido como folk-rock, pero ahora mismo, con este tercer disco, es quizás un poco menos folk. Nos gusta decir que ahora mismo nuestro estilo es hope-rock. Nos inventamos uno nuevo y no le damos vueltas a la cabeza.

¿Es difícil hacerse un hueco en el mundo de la música?

Sí lo es, pero imagino que como en cualquier trabajo. Lo importante es ponerle ganas y no dejar de trabajar. La constancia y el trabajo duro es lo que hace que podamos vivir de esto. Es nuestro trabajo desde hace más de 10 años.

¿Son necesarios más apoyos?

Nosotros siempre hemos sido los dos. Nunca ha habido apoyo externo. Quien sí nos ha apoyado siempre ha sido nuestro público.

¿Y cómo es el público ourensano?

Creo que ésta es la tercera vez que actuamos en el Auditorio. El personal es muy profesional y hacen que todo sea fácil. Además, el espacio tiene una acústica maravillosa y el público de Ourense es de lo mejorcito. Pronto bajaremos a Madrid y terminaremos el año en Reino Unido e Irlanda. Es un no parar, pero merece la pena.