CENTENARIO DEL PUENTE NUEVO

El espíritu del runner más guerrero con la Milla Urbana

La milla urbana nocturna del Puente Nuevo reunió a más de 200 amantes del atletismo en una actividad no competitiva en la que los más pequeños se llevaron el protagonismo y los aplausos. Hasta Miguelito sonrió al final

Participantes en una de de las modalidades de la milla urbana nocturna.
Participantes en una de de las modalidades de la milla urbana nocturna.
El espíritu del runner más guerrero con la Milla Urbana

"Doy una vuelta más y ya te pillo aquí. Tú no te muevas", le dice un chaval al fotógrafo de La Región durante el calentamiento previo a la milla urbana nocturna del Puente Nuevo que ayer regaló a más de dos centenares de participantes y sus acompañantes un precioso atardecer.

Los "babys" fueron los primeros en correr. Para ellos, la media vuelta. Alguno aún rechistaba porque quería hacerla completa, como los mayores. Entre aplausos, y alguno acompañado por sus padres, hicieron el recorrido en muy pocos minutos. Una pequeña con tutú de la mano de un familiar se ganó los "Que riquiña!" del público.

Miguelito se llevó otro recuerdo. Este pequeño de la categoría infantil sufrió un pequeño percance al tropezar, pero los voluntarios de Protección Civil pronto le sacaron una sonrisa tras colocarle una venda en una herida de la rodilla. "Vas levar un recordo dos cen anos da Ponte Nova. Eu estiven alí, dirás nuns anos. É unha ferida de guerra!, le animaba un participante adulto de la prueba. "Es que una niña que iba delante se paró y claro, me caí", cuenta aún un poco enfadado. Dice que veía a ganar, porque aunque la milla no era competitiva, le encanta correr y todo tipo de deportes. "Es futbolista", relata la madre orgullosa, que logra consolarle. Y, por fin, esboza más de una sonrisa.

Los clubs de atletismo de la provincia lucieron sus camisetas y su esfuerzo en esta milla, igual que los padres, abuelos e hijos que se juntaron para disfrutar de una fiesta deportiva en el Puente Nuevo. La última alegría se los llevaron los ganadores del sorteo, que disfrutarán de estancias en balnearios y del campamento OcioSaugal, en Loñoá.