ENTROIDO SEIXALBO 2018

Un fin de fiesta en Seixalbo con una escolta de auténtico lujo

Los vecinos de Seixalbo se despidieron del Entroido vestidos de luto riguroso, y entremezclados con los más variopintos y creativos personajes

El ataúd es portado a hombros de los sufridos dolientes.
El ataúd es portado a hombros de los sufridos dolientes.
Un fin de fiesta en Seixalbo con una escolta de auténtico lujo

De luto riguroso, a las 21,30 horas, los vecinos de Seixalbo se reunieron en el Parque da Infesta para despedir su tradicional Entroido que tiene como protagonistas a Paquita y Nicanor. La tristeza reinó en el ambiente con lágrimas y gritos de dolor de las plañideras, que se entremezclaron con otros personajes de lo más variopinto. 

Con el ataúd sobre los hombros, los vecinos del barrio recorrieron las calles en procesión, entonando cánticos y salmos de despedida. Las lágrimas y el pesar, unas fingidas y otras no tanto, reinaron en el ambiente. No era para menos, la cita supuso dejar atrás días de colorido, magia y animación musical, en los que cada quien pudo jugar a ser otro por un día, con recreaciones de personajes, algunas de ellas muy logradas.

Entre las muestras de tristeza, hubo a quienes se les escapó alguna sonrisa, seguramente porque todavían no habían sido capaces de asimilar que hoy las calles ya no mostrarían el aspecto festivo propio del Entroido. Puede que porque ya hayan activado la cuenta atrás para la próxima edición de la celebración y, tal vez, ya estén planificando los disfraces que los acompañarán el año que viene.