GANADERÍA

Un ganadero ourensano: "Yo propuse darles de comer y así no venían a las fincas”

Explican que por culpa de los jabalíes, fincas que dan 30 rollos de forraje reducen la producción a la mitad

Un ganadero ourensano: "Yo propuse darles de comer y así no venían a las fincas”

José Pérez Bieito, de 57 años, es propietario, junto a su hermano Joaquín "Quin", de 55 años, de una explotación de vacas de leche y carne en el municipio de Riós. La viene trabajando desde el año 2000 y en los últimos años los ataques de jabalíes han sido recurrentes.

"El último se produjo en la pasada primavera", explica, al tiempo que avanza que "ahora, con la tierra tan seca, no se acercan, pero en cuanto acumulemos una semana seguida de precipitaciones, volverán a salir", explica el ganadero.

El problema para la explotación está en el forraje que necesitan para atender a las 25 vacas de leche y 38 de carne con que cuentan en la actualidad. "Las fincas dan entre 25 y 30 rollos de hierba de media, pero como sufran un ataque de jabalí te quedan reducidas a menos de la mitad", explica Quin Pérez.

Es un temor que se basa en el hecho de que estos días son muchas las hembras de jabalí que se encuentran en plena cría de sus jabatos. "El otro día meneé unos matorrales cercanos a la finca y me salieron como cuatro o cinco camadas, alrededor de 25 juntos", asegura Quin Pérez Bieito.

Añade que, con el fin de paliar el problema de los destrozos en los pastos, "propuse a los del coto darles de comer a los jabalíes y así no venían a nuestras fincas, porque ya estarían alimentados".