CRIMEN

El asesinato de un emigrante ourensano en Panamá, atribuido a un robo

El cadáver maniatado de Obdulio Vázquez apareció en su vivienda, en la que faltaban dinero y joyas

La casa que ocupó la familia de Obdulio Vázquez el pasado mes de agosto en Saa. (BELAY)
La casa que ocupó la familia de Obdulio Vázquez el pasado mes de agosto en Saa. (BELAY)
El asesinato de un emigrante ourensano en Panamá, atribuido a un robo

La Policía panameña y la fiscal superior de la provincia de Herrera, Enereida Barría, barajan el robo como la principal hipótesis de la muerte del ourensano Obdulio Vázquez, hallado sin vida el pasado miércoles en su casa de la ciudad de Chitré, en el país centroamericano. Vázquez, empresario de 84 años, era natural del pueblo de Saa (Boborás), y estaba afincado desde hace más de medio siglo en Panamá. La representante del ministerio público panameño aseguró que el fallecimiento "fue violento" y lo calificó como homicidio grave. "La casa estaba muy revuelta", apuntó.

Obdulio Vázquez, que regentaba una mueblería, fue hallado muerto en la casa en que residía. Su hermano, José Vázquez, también residente en Panamá y empresario de muebles, ordenó a uno de sus  trabajadores que fuera a la casa de Obdulio, alarmado por no tener noticias suyas desde el pasado fin de semana.El operario se encontró con el cadáver, que estaba tirado boca abajo en una de las habitaciones, teniendo las manos y los pies atados con bridas.

Autopsia

La familia de Obdulio Vázquez esperaba ayer a conocer los resultados de la autopsia que determinará las causas del fallecimiento. Su sobrino, Paulino Carreiro, residente en el país centroamericano, reconocía que en la vivienda echaron en falta una sortija y varias joyas de oro.

Vázquez, según recordó el también vecino de Boborás y ex presidente de la Sociedad Española La Chorrera, Benigno Carreiro, solía salir  recorrer la provincia de Herrera cobrando en efectivo facturas de la venta de muebles. "Seguro que lo siguieron porque sabían que llevaba dinero encima", apuntó Carrera, puntualizando que hasta el momento no había sufrido ningún robo ni otro tipo de altercados. Sus restos mortales recibirán hoy sepultura en el panteón familiar del cementerio de Chitré.

El fallecimiento conmocionó a los vecinos de Boborás, pero sobre todo a los seis que residen en  Saa y a los del cercano Albarellos. 

Obdulio Vázquez estuvo el pasado agosto en su pueblo natal, donde junto con su hermano José, organizó una fiesta vecinal para poner fin a sus vacaciones. 

Empresario de la madera tras emigrar desde Boborás para trabajar en el Canal

Obdulio Vázquez emigró, junto con su familia, a Panamá en la década de los cincuenta para labrarse un futuro con la apertura del canal que une el Pacífico y el Atlántico. Entonces numerosos vecinos de Boborás hicieron lo mismo.  Ayer en su pueblo natal explicaban cómo reforzaron sus lazos con la provincia. "Pasaron moitos anos sin vir por aquí, pero últimamente viñan casi todos os veráns", aseguró una vecina, Nieves Carballeda.

"Tiñan un irmán en Avión, pero xa faleceu", apuntó otra convecina, Celsa Otero, puntualizando que tanto Obdulio como José ya no tiene familia directa en Boborás, "pero hai que recoñecer que cando veñen son unhas persoas encantadoras", añadió.

El pasado verano, José Vázquez, residió en Saa en la casa de otro hermano también fallecido mientras Obdulio se hospedó en un piso en la villa de O Carballiño. Ambos tiene nen Saa la casa en que nacieron, pero está en ruinas y curiosamente fue pasto de las llamas de un incendio forestal a mediados del pasado mes.

En Panamá residen unos 750 ourensanos, en su mayoría de Boborás. Muchos de ellos trabajaron en el canal y, posteriormente, con los ahorros, se establecieron en el sector de la mueblería. "Hasta ahora todo iba bien. Había inseguridad y algún que otro secuestro exprés, pero ahora surgieron bandas y hay muchos robos en viviendas y negocios", lamentó el industrial Benigno Carreiro.