EN EL HOSPITAL

Hallan ahorcado a un octogenario en el CHUO

Su compañero de habitación lo encontró muerto en el cuarto de baño 

Hallan ahorcado a un octogenario en el CHUO

Un octogenario de Mormentelos (Vilariño de Conso), Francisco F.F., de 84 años, que se encontraban ingresado en la planta de Digestivos, en concreto en la habitación 214,  del Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO), fue hallado ahorcado a las 06,35 horas en el cuarto de baño, colgando de una sábana de la cama.

Su compañero de habitación fue el que lo encontró fallecido al levantarse para hacer sus necesidades fisiológicas, dado que ambos pacientes compartían la misma sala de aseo.

Este interno alertó alarmado al personal sanitario, acudiendo a la habitación médicos y enfermeras, pero no pudieron hacer nada para reanimarlo.

Francisco F.F. llevaba unos cuantos días ingresado y,según pudo saber este periódico, aparentemente se encontraba bien. Con anterioridad, había estado  ingresado en el Hospital Comarcal de Valdeorras, desde el que fue derivado al CHUO para realizar varias pruebas médicas.

Desde el propio centro alertaron del ahorcamiento a las autoridades judiciales, que se desplazaron al CHUO, ordenando pasadas las siete de la mañana el levantamiento de cadáver para trasladarlo a la sala de autopsias.

Al lugar también se desplazó una patrulla de la Policía Nacional, que inspeccionó el cuarto de baño y resto de habitación a la búsqueda de datos que permitan esclarecer el fallecimiento. Inicialmente, los agentes  trabajan con la hipótesis de que el octogenario se quitó la vida por voluntad propia.

En el Servicio Galego de Saúde  lamentaban el fallecimiento del octogenario al tiempo que se mostraban dispuestos en colaborar con la investigación que inicien las autoridades judiciales para esclarecer el fallecimiento

Conmoción

La muerte del octogenario conmocionó a los vecinos de Mormentelos, donde, junto con el octogenario, residen buena parte de su familia, incluidos hijos y nietos. 

El fallecimiento también se extendió como la pólvora entre los pacientes del CHUO, sobre todo los ingresados en la planta segunda.