SANIDAD

La hospitalización del CHUO quedará concentrada en un área del complejo

La segunda fase del Plan Director contempla que el Cristal quede para consultas y pruebas y dos edificios solo para ingresos

Entre el materno infantil –izquierda– y el nuevo hospital –derecha– se hará un edificio de hospitalización.
Entre el materno infantil –izquierda– y el nuevo hospital –derecha– se hará un edificio de hospitalización.
La hospitalización del CHUO quedará concentrada en un área del complejo

La ciudad contará con un nuevo edificio de hospitalización, que se empezará a fraguar el próximo año y con el que se pretende agrupar todos los ingresos en una misma zona del complejo. La segunda fase del Plan Director del Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO) cambiará el planteamiento inicial, que pasaba por mantener parte de la hospitalización en el edificio Cristal, con el arreglo por partes de la infraestructura.

Ahora, el plan de la Xerencia de Xestión Integrada de Ourense (EOXI), junto a la Xunta de Galicia, pasa por crear una nueva infraestructura, que se establecerá entre el Materno Infantil y el nuevo hospital –que servirá para acoger la hospitalización que permanece hasta ahora en el Cristal y liberar así espacios en este–, totalmente interconectada.

Así, se prevé que todo el servicio de hospitalización esté distribuido en una misma área (nuevo edificio, materno infantil y el hospital nuevo) mientras que el recinto del Cristal quedaría para consultas y pruebas.


El Nai como "comodín"


Las instalaciones del Nai se están habilitando para servir de "comodín" de los servicios que se vayan reformando en la segunda fase, y así no entorpecer la atención sanitaria. Lo que todavía no está definido es qué ocurrirá con el Nai cuando la segunda fase esté completada, ya que, como reconocen desde la propia gerencia, no habría ninguna función adscrita al mismo. "Habrá que repensar su futuro", dice el gerente, Julio García Comesaña.

En los primeros tres meses de 2019 se hará público el proyecto de esta segunda fase al personal, antes de que se haga público al completo a toda la sociedad. De momento, no están cerrados los detalles, ya que están pendientes de los informes técnicos sobre la ubicación exacta del nuevo edificio. y de establecer las ubicaciones a través del diálogo con todas las jefaturas de servicio.

El objetivo es que este próximo año sirva de "transición" para perfilar el futuro del hospital e, incluso, el García Comesaña, avanza que la intención es "que se puedan ir acometiendo pequeñas obras", al contemplarse ya en los Orzamentos de 2019 una partida de 5,5 millones de euros.

La ventaja fundamental de este nuevo edificio, dice García Comesaña, es que "los pacientes ingresados no notarán las obras", como sí tendrían que sufrir con el planteamiento inicial, donde se esperaba actuar por fases, con personas ingresadas conviviendo con obras.


Conexión intrahospitalaria


Uno de los retos fundamentales que tiene la nueva hospitalización del CHUO es la conexión entre edificios, y este próximo fin de semana comenzará a colocarse la nueva señalización para hacerla más fácil. El plan de la dirección es que la movilidad entre el Cristal y el nuevo hospital se haga a través del ala izquierda de las plantas 3ª y 5ª, evitando así las molestias, para la primera planta –donde están los paliativos–, la segunda –con nefrología– y la cuarta –donde se ubican algunas habitaciones para el descanso de los médicos de guardia–.

El ala izquierda de las plantas 3ª y 5ª del Cristal ya no está disponible ahora para hospitalización, y está destinada como zona de paso y de apoyo. Así quedará, para ser puerta de acceso al hospital nuevo, mientras se avanza en el diseño de la segunda fase.


Comesaña: "Será un año de transición"


En líneas generales, el gerente del hospital, Julio García Comesaña, resume que 2019 será "un año de planificación y concreción del plan", y que servirá para cerrar la "ola de cambios" iniciada con la creación del edificio inaugurado el pasado año. "En 2019 habrá que cerrar detalles, y para ellos hablaremos con todos los profesionales. Será una transición", avanzó. 

Entre los retos pendientes, sigue quedando  el arranque del servicio de cocina central, ya adjudicado, y a la espera de que esté totalmente equipado y en funcionamiento; pero sigue en stand-by la puesta en marcha del parking, que acabe de una vez por todas por el colapso  por la falta de aparcamiento en la actualidad. 

La Xerencia ya ha realizado la propuesta de adjudicación pero todo sigue paralizado a la espera de que la Justicia dé el visto bueno, habida cuenta de que una empresa está recurriendo los distintos pasos del proceso.